Loading...
Menu
Deströyer 666

Deströyer 666

Por Niklas Göransson
Traducido por Ulises Lombana

Hoy en día uno realmente no puede especificar de dónde son y qué estilo de metal tocan. Lo que es indisputable es el regreso de Deströyer 666, seguido por el nuevo álbum “Wildfire”. Me adelanto con el miembro fundador, guitarrista y vocalista KK Warslut – un nómada Australiano ahora mismo residiendo en Londres. Compartimos con él un cándido recuento de su actual viaje comenzando con adversidad en un pueblo desolado a un descenso en oscuridad infestada de ratas inducido por el LSD en el cual ser cazado como presa le dio el don de total conciencia predatoria. De cómo fue totalmente drenado de creatividad a cómo obtuvo inspiración divina mientras estaba solo en la noche, conduciendo una canción fúnebre para su amigo fallecido.

– Cuando Shrapnel dejó la banda fue el momento decisivo -dice KK– Pasé un par de meses en un estupor pero decidí que no escribir un álbum que me gustaba habría sido irrespetuoso tanto hacia él como hacia mí.

En 2012, el guitarrista de hace 16 años dejó DESTRÖYER 666 para volver a su hogar en Australia. En lugar de resignación, esto fue la proverbial bota sobre el procrastinante posterior de KK – justo lo que necesitaba para componer una vez más. El resultado fue “Wildfire”.

– Son ideas tanto nuevas como viejas. Algunas no recibieron el empujón que necesitaban en las sesiones de “Defiance” (2009), pero en las recientes sí. Los chicos nuevos contribuyeron con unas cuantas partes, el álbum no sería exactamente lo mismo sin ellos.

Los recién llegados son el baterista Sueco Perra (NOMINON; IN ATERNUM), el guitarrista Inglés Ro (GRAVE MIASMA) y el bajista Chileno Felipe (PROCESSION, NIFELHEIM).

Okoi de BÖLZER también nos dio una mano y Laurent de CHAPEL OF DISEASE tocó algunos solos, ambos dejando sus particulares huellas.

Siete años han pasado desde “Defiance”, un álbum que fue enteramente escrito por Shrapnel y el ex-bajista Matt Razor (RAZOR OF OCCAM). Después de “Cold Steel… For an Iron Age” (2002), KK encontró que mudarse a Holanda cortó su conexión totalmente con su musa.

– Estaría mal culpar a un país entero por mi propia pereza y falta de inspiración, pero lo haré de todos modos. Pese a que amo bastantes cosas sobre los Holandeses y su cultura, vivir ahí por siete años me envió a una depresión chupa-inspiración. El país impartió en mi una inclinación pragmática a antes repulsivos conceptos como carreras, seguridad y rutinas familiares.

KK recuerda Holanda como un lugar mundano, pero extraño.

– Podías comprar putas, hierba y hongos y aún así la gente era extrañamente conformista. Quizás el liberalismo pacifica la propensidad a la rebelión y otros gobiernos podrían aprender de ellos. Por otro lado, creo que fueron las poblaciones pequeñas y basadas en pueblos las que engendraron la necesidad de llevarse bien con el prójimo, lo que llevó a esta conformidad indiferente.

Durante un perido de tiempo en el que vivió ahí el país ni siquiera tenía un gobierno funcional, per en lugar de un colapso infraestructural, todo continuó funcionando; los trenes llegaban a tiempo, los negocios seguían en marcha y las personas lo tomaban bien.

– Aceptaron el Euro – y subsecuentemente se dobló el precio de hasta de las hogazas de pan, y todo sin ni un murmuro. Vieron como su seguro de salud público fue cancelado y ahora les cobraban el triple por el privado y ni una protesta. Quizás se dieron cuenta que votar contra la Unión Europea no lograría nada y perdieron la esperanza. Como Selim una vez me dijo: Para los Holandeses, “normal” es locura suficiente.

En retrospectiva, él cree que lo que más lo deprimió fue la carencia de naturaleza del país.

– Conducí por todo el país, parecía que cada pequeño pedazo de tierra estaba contabilizado. Todo bien dividido en subdivisiones con el único propósito de proveer comida y hacer dinero. El hecho de que no hubiera montañas sólo aseguraba que la adquisición de tierras fuera total. Mis ojos se encendían cuando veía un bosque y pensaba: Ah, Europa como la de las fotos. ¡Entonces unos cuantos cientos de metros más y desaparecía! Más putas vacas y campos. Con razón legalizaron las drogas.

No todo puede haber sido tan terrible si te quedaste ahí siete años, ¿no?

– Por supuesto que estoy generalizando a una población entera – de ninguna manera quiero menospreciar su generosidad y hospital, de hecho hice amistad con muchos quienes ahora considero hermanos y hermanas allá. Bien podría haber descrito sus muchos atributos positivos pero eso no nos llevaría a ningún lado si quieremos explicar mi descenso en un espiral burocrático de pobreza espiritual.

KK señala a las contribuciones de la nación, o más bien la carencia de estas, a la escena de metal extremo como un ejemplo.

– Hay una razón por la que no hay bandas en Holanda comparables a BATHORY, PRIMORDIAL, BURZUM o EMPEROR. Por esa razón sólo nos podemos maravillar y preguntarnos cómo la fuente que fue THE DEVIL’S BLOOD nació de un lugar así. Y de la mierda de Eindhoven de todos los lugares, que puedo decir sin dudar que es un gran vacío espiritual.

D666
Alineación de “Wildfire”: Felipe, KK, Ro y Perra

DESTRÖYER 666 empezó como una banda Australiana y siguió siéndolo por mucho tiempo, pese a la relocalización intercontinental. Tristemente, la homogeneidad se ha rendido ante las fuerzas de la realidad con miembros de Suecia, Australia, Chile y Inglaterra implementados en una diversidad étnica más en línea con el contemporáneo multiculturalismo Europeo.

– Los países que mencionas son todos occidentales si me lo preguntas así que no hay nada multi al respecto. De hecho, nuestro bajista de sesión es de Irán y aún así no hay nada multi al respecto. Su padre creció bajo el régimen del Shah y creció escuchando AC/DC y METALLICA. Dejó el país para escapar de la teocracia totalitaria que ha castigado a ese país desde la “revolución” islámica sobre el anteriormente occidental gobierno corrupto que por lo menos les ofrecía libertad de elegir, al menos un poco.

KK es de un lugar bastante peculiar; Whyalla – un pequeño pueblo al sur de Australia con una población de 22,000. Lo que lo hace remarcable es la masiva influencia que tuvo el pueblo sobre la escena de metal Australiana, con sus rebeldes hijos aventurándose afuera y convirtiéndose en las cabeza de la lanza, tales como CORPSE MOLESTATION, BESTIAL WARLUST, DESTRÖYER 666, RAZOR OF OCCAM, GOSPEL OF THE HORNS y VOMITOR.

– Era un pequeño, aislado pueblo industrial reinado por los motociclistas, una compañía de trabajos en acero y una fuerte cultura de drogas. En mi generación, los tipos eran llamados “rockeros”; fans de hard rock de pelo largo que llevaban camisetas de BLACK SABBATH, MOTÖRHEAD y Harley Davidson. También había un pequeño contingente de skinheads y punks que eran “los otros” para odiar, temer y luchar con.

Los rockeros escuchaban tales como George Thorogood, Rory Gallagher, PINK FLOYD, THE DOORS, BLACK SABBATH, JUDAS PRIEST y MOTÖRHEAD. Cuando los jóvenes abrazaron el thrash metal, no fue apreciado en lo absoluto y su devoción a esta nueva música los hacía ser castigados.

– Las pulseras con espinas eran particularmente mal vistas y los cinturones de balas eran considerados dignos de burla. Los tipos allá cazaban y tenían armas de fuego así que el hecho de que algún mocoso llevara balas vacías en el cinturón habría sido ridículo y una buena razón para recibir una golpiza.

Dada la disponibilidad de alojamiento barato y trabajo en la en ese entonces moribunda industria del acero, Whyalla era el desfiladero donde eran depositados todos los elementos indeseables de la sociedad.

– Gente con beneficios del gobierno, madres solteras, ex convictos y esas cosas. La industria de construcción de barcos que instigó el boom de construcción de casas se redujo cuando yo seguía siendo un niño, lo que dejó un vacío lleno de motociclistas, cultura V8 y cultivo de hierba. Diría que la pequeña pero motivada escena de metal surgió por el trasfondo musical de nuestros mayores y por las mismas razones por las que surgió en lugares como Newcastle y Birmingham. Era un lugar tan austero y deprimente que hacía que la música extrema profesando violencia y esas cosas era no sólo apropiada sino esencial para poder lidiar con nuestros alrededores.

Pese a la desolada oscuridad, KK aún cree que Whyalla fue un lugar decente en el que crecer. Las peleas nunca llegaban a cuchillos y las disputas eran solucionadas con puños y botas de punta de acero, convenientemente suministradas por la industria de acero local.

– Aunque podía ser cansino dado que cualquiera podía ser un rival a tu soberanía y reputación, incluyendo a tus propios amigos. Era como ser criado por una jauría de perros salvajes – cada perro se cuida a si mismo. Eras desafiado constantemente, un ritual que podía empezar a cientos de metros. Simplemente ver a un extraño caminar hacia a ti era causa suficiente para contonearse y mirarlo a los ojos mientras pasabas. Alejar la mirada significaba rendirse y ten por seguro que tu reputación habría sufrido de eso. Incluso si este no fuera el caso, todos creíamos en esas leyes no escritas. Esto era bastante irritante cuando la música se había hecho tu interés principal.

KK agrega que si el pueblo pudiese ser resumido en un solo verso, sería la canción de RIGHTEOUS PIGS, “Stone Cold Bitch”.

Estoy en medio de la nada
Nada que hacer excepto dejarme crecer el pelo
Bebiendo vodka y Jim Beam también
Me conseguí una perra pero no me es fiel

– Aunque para ser sincero, sólo uno de nosotros era lo suficientemente atractivo para tener una novia permanente. El resto de nosotros se peleaba con las tipas antes de que se embarazaran y se embarcaran en una carrera de mala maternidad a los 17.

Las razones por las que ninguno de los prospectos musicales del pueblo e quedaron ahí poco a poco se hacen más claros.

– Estoy generalizando por comedia, por cada diez tontos haciéndose camino a un asiento en el show de Jerry Springer había uno que no lo hacía. Mi primera novia quedó embarazada a los 14, crió a su hija y volvió a estudiar. La última vez que la vi era una socia en una compañía de vino internacional y le acababa de comprar un Jeep Cherokee de 60,000 dólares a su hija por su cumpleaños 21. Mientras yo presumía de que iba a tocar un concierto en Chile, ella fingió interés y mencionó que era dueña de una oficina en el mismo país y que vivió ahí cuatro años, eso mientras no estaba en París, Londres, Milán o Sydney. O en su casa vacacional en la playa al sur de Adelaide. Luego empezó a hablar sobre cómo me la cojía por unos tres segundos cuando teníamos 14. Fue ahí cuando recordé una súper importante reunión de banda, me excusé y me fui.

Mudarse de el isolado pueblo de 20,000 a Melbourne, una ciudad metropolitana con tres millones fue un choque cultural a la tierna edad de 18. La crianza de KK bajo la ley de la selva hizo la vida en la gran ciudad bastante confusa al principio.

– Demasiadas cosas con las que enfrentarse. Por suerte, el metal y mi disposición natural me habían empujado a un punto de vista más individualista antes de irme de Whyalla. Tomar LSD y leer Friedrich Nietzsche, Carl Jung y Charles Manson fue el ultimo empujón fuera del punto de vista de “ciudad desolada”. Dicho eso, no creo que jamás te puedas liberar de tus raíces culturales. No como una cultura de verdad que tiene constantes, la nuestra es una cosa cambiante sacudida por basura transitoria. Cuando volví por última vez hace cinco años no me recordó a nada sino a lo que odiaba del lugar. Ya no habían motociclistas de pelo largo cubiertos en jean y botas de punta de acero que eran los únicos modelos de rol medio decentes de nuestra juventud.

Había algo que difería totalmente a la escena de metal de su pueblo.

– Me encantaba la abundancia de metal. Whyalla tuvo sólo un concierto de una banda de fuera del pueblo en todo el tiempo que viví ahí y la sala de conciertos más cercana estaba a 500 kilómetros. La mayor diferencia fue que, en casa éramos los tipos geniales y rudos que escuchaban metal, mientras que en la ciudad eran sólo los flacuchos patéticos. Otra cosa que noté es que los que más metidos estaban en el metal – los que le escribían a Dead (MORBID, MAYHEM), tenían un Deathcrush (MAYHEM) de portada rosa y habían comprado el demo “Thy Kingdom Come” (MORBID ANGEL) directo de la banda; unos años después eran los primeros en salirse del metal. Entre más fanáticos, más propensos a irse, parece.

En la época, Melbourne tenía una enorme escena de glam y tenía el club nocturno de glam más grande del mundo.

– ¡El pedazo de mierda tenía como 2000 personas ahí cada fin de semana! Podías entrar a mear y había un montón de maricones esponjándose el pelo en el espejo. Esperabas la fila, ibas al urinal, te bajabas la cremallera, meabas, te subías la cremallera y en tu camino de vuelta veías a los mismos maricones esponjándose el pelo. Tristemente cuando ya teníamos el pelo lo suficientemente largo como para que alguien quisiera cojer con nosotros ahí, el glam pasó de moda y llegó el grunge. Se veía triste, era un cementerio abandonado c n algunos cuantos zombies de glam rock decrépitos tambaleándose por ahí. Por suerte, los efectos de BEHERIT, BLASPHEMY y NUCLEAR DEATH empezaban a despreocuparme en cuanto a que nadie se quería acostar conmigo.

En 1990, KK fue uno de los miembros fundadores de las ahora leyendas underground CORPSE MOLESTATION, que después se convirtieron en BESTIAL WARLUST en 1993. A este punto, habiá divisiones en la escena de metal de Melbourne, BESTIAL WARLUST de un lado y prácticamente todos los demás del otro.

– Había un tipo llamado Damo en las vocales, el tipo tenía un problema cuando se emborrachaba. Empezaba a meterse en peleas siempre, lo que nos arrastraba a mi y a Death Dealer (VOMITOR) en ellas. Llegó al punto en que todos nos metíamos en peleas siempre. Las cosas se pusieron feas cuando Skullfucke (guitarrista, BESTIAL WARLUST) estaba bebiendo y se metió en una pelea con una anciana que recogía donaciones para alguna causa desesperada. Dejé la banda poco después de eso.

Esto es lo que llevó a la formación de DESTRÖYER 666.

– Antes de irme empecé a ensayar con Chris Volcano (ABOMINATOR, IGNIVOMOUS), que terminó tocando la batería en “Six Songs With The Devil” (1994). Inicialmente sólo íbamos a tocar thrash metal, y siendo el hijo de puta egocéntrico que soy, me ofendí que BESTIAL WARLUST rechazara mi canción “The Eternal Glory Of War”. En retrospectiva tomaron la decisión correcta, pero en ese entonces me hirió esa grave injusticia. En fin, fueron todas estas cosas combinadas que hicieron que me fuera de la banda. Rara vez hago una decisión grande basado en sólo una razón – para mí no se trata si el vaso está medio lleno o no, sino de qué tan rápido puedo volver a llenarlo.

 

Las letras en el anterior álbum eran un poco más dogmáticas que en este – ¿Has vuelto a recaer en el desdeñoso nihilismo de la era de “Cold Steel…”?

– No, de hecho espero lo contrario. Temo que mis anteriores letras han sido malentendidas para justificar mi apatía y resignación, que no era mi intención. Odiaba el mundo que el hombre creó pero nunca tuve ningún perverso desdén por el planeta en si. Sería insincero de mi parte usar el símbolo del lobo tanto cpmo lo hago si no tuviera un genuino amor por la naturaleza.

El uso del lobo como un arquetipo, el concepto de la licantropía y el punto de vista del depredador han estado con DESTRÖYER 666 desde el demo.

– Como muchos jóvenes rebeldes estaba fascinado por los asesinos seriales, en particular su falta de compunction y falta de remordimiento. Luego de investigar más aprendí que sólo eran unos cachorros enfermos rogando ayuda y que sus sexualidades depravadas los hacían matar, pese a la subsecuente culpa. Nada que aprender ahí, pensé. Ahora, esas tales “chicas Manson” eran algo distinto.

Agosto de 1969; bajo la guianza de un hombre llamado Tex Watson, tres mujeres de la llamada “Familia Manson” asesinaron a la actriz embarazada Sharon Tate y a varias personas más, principalmente por apuñaladas múltiples. Según KK, lo único que hizo Manson para contribuir al asesinato fue proveer los cimientos espirituales para este. Él cree que el caso entero y las circunstancias llevando a él han sido pesadamente distorsionadas en la fantasía “Helter Skelter” de hoy en día y recomienda a todos los interesados en leer el libro de 2011 de Nicolas Schreck “The Manson File: Myth And Reality Of An Outlaw Shaman”.

– Matar por amor – un concepto alienígena para la mayoría de nosotros. Estaba intrigado sbre cómo una veinteañera podía apuñalar y mutilar, y luego hacerse un sandwich y volver a casa. Cada mujer que conozco, a pesar de que coman carne, no podrían matar a una puta gallina. Por más o menos medio año, solo en un parque, intentaba encontrar ese lugar en mi y pese a mis más solemnes esfuerzos – nada. Eso es lo que pasa con poca guía y demasiado acechar en la oscuridad – mujeres, tomen nota aquí.

Eventualmente y siguiendo la enseñanza de la Familia Manson, KK buscó una guía en el hongo ergot – sintetizado en la forma de LSD. Considerando largo el camino, pensó que sería prudente ingerir dos dósis en lugar de una.

– Describir una experiencia psicodélica a alguien que no ha tenido una es como describirle el enamoramiento a alguien que nunca ha estado enamorado. Mi primer síntoma fue una falta de percepción del tiempo, como si mi año en Melbourne hubiese empezado esa mañana. Sabía gracias a Manson que estaba acercándome a algo y me encontré con mucha emoción, junto al miedo que viene cuando el ego se encuentra siendo usurpado.

Después esa misma noche, un amigo visitó y quería unirse al viaje. Siempre vigilante, KK escondió su alijo en un biberón de bebé en una zanja debajo de su casa. Metiéndose en el agujero así, comenzó a arrastrarse por 15 metros a través de telarañas y total negrura.

– Todo esto mientras estaba rodeado por un ejército infinito de ratas, aparentemente siguiendo cada uno de mis movimientos. A nadie le gustan las ratas salvajes, especialmente cuando no puedes ver a las pequeñas y asquerosas hijas de puta. Gracias al LSD las podía visualizar; grandes, hambrientas y ansiosas de arrancarme la cara a mordiscos. Ahora, entiende que por la droga esto pareció durar una eternidad, algo así como un Beowulf suburbano adolescente en una especie de aventura.

Ser presa en medio de la oscuridad lo obligó a escoger entre luchar o huír, la instintiva prueba de las agallas de alguien – eligió la primera alternativa. Juró que el próximo roedor que pudiera atrapar con su mano iba a “perder la cabeza de un puto mordisco”.

– Me congelé. Absoluto silencio. Mi aliento se realentizó, controlado e imperceptible. Mis oídos llenaron los espacios que la negrura total me había quitado y el sonido se magnificó más allá de nada que haya experimentado jamás. Mi olfato se hizo infinitamente más agudo. Desde ese momento que me congelé, también se congeló todo lo que había ahí abajo. Cada rata en la oscuridad sabía que ya no era un acechante, babeante humano inútil – sino un niño consciente, lo suficientemente drogado en ácido como para arrancarles la cabeza con la boca.

Y ese fue el momento en que experimentó lo que él llama licantropía.

– Ninguna luna llena, nada de aullidos, nada de fantasías de cazar humanos en cementerios. En retrospectiva, lo veo como una forma de meditación. No la que la mayoría conocemos; la práctica oriental en la que uno se sienta por horas contemplando tu ombligo mientras intentas no pensar en tu ombligo. Es mi creencia que eso no funcionará en muchos – especialmente occidentales con nuestra existencia agitada. Necesitamos algo más vital, más ecstásico, tangible y real. Me enseñó muchas cosas, una siendo que el camino a esta clase de iluminación no es a través de sólo desear ser el depredador. Uno tiene que sentir la absoluta consciencia de ser una presa antes. Presumiblemente, el estado en el que el hombre y sus predecesores mitad mono estuvieron por millones de años.

Este es un estado mencionado seguido en los escritos de Charles Manson, la filosofía siendo que estar en total miedo equivale a tener total consciencia.

– Para mí, fue esencial que el miedo fuera instigado por algo real y tangible. Lo que me lleva a otra revelación que tuve esa noche; que para mí, el mundo espiritual – y odio usar ese término tan manchado con mierda de la nueva era, y este mundo no son ni tan distintos ni tan separados. Hay una razón por la que muchas de las mejores experiencias psicodélicas se tienen en el bosque; “donde la bestia y el hombre interceden – ahí se encuentra la iluminación”. Si tu estado primal de supervivencia no hace parte de él, eres culpable de poner otro concepto por encima y más allá de tu estado natural. Siendo animales con exageradas habilidades cognitivas, sólo el animal humano es capaz de hacer esto y lo hacemos a detrimento de nosotros mismos.

Agrega que los ascéticos religiosos sevsen envueltos en esta clase de comportamiento. Ahora, la cuestión es si descubrió como esas chicas hicieron lo que hicieron, supuestamente por amor, en 1969.

– Sí, lo hice. Aunque sería inútil que lo explique. No porque sea demasiado sabio y esté por encima del hombre simple, ni porque sea demasiado complicado para los mongoloides leyendo esto, sino porque es demasiado simple. Nunca lo habría entendido si no hubiera pasado por ello yo mismo. Hay una corriente importante corriendo a través de todo esto, la iluminación no fue encontrada en algún templo budista o por recitar conjuros a deidades oscuras. Fue simple, sucio y subterráneo. No pasó arriba en el clamor de las masas, ni en la silla de algún terapeuta sino bajo todo eso en el mugroso agujero infestado de ratas en el que la mayoría de personas no querría meterse. Quién los puede culpar – apesta y está lleno de ratas, arañas, cucarachas y serpientes. Además, no hay suficiente espacio para todos ahí de todos modos.

Después de tener esta experiencia, KK intentaría entrar en este estado licantrópico de distintas maneras fuera del nido de roedores.

– Cada vez se hizo más fácil, hasta que se hizo un estado natural. ¿Me perdí en el camino alguna vez? Sí, obvio.

Después de haber experimentado tenido esta comprensión predatoria, tengo curiosidad por escuchar la opinión de KK sobre la tecnología moderna y su efecto en la sociedad.

– Inevitable y sobrevalorada. Hay muchos buenos documentales sobre el optimismo original que tenían en Silicon Valley por el internet. Dice que muchos de sus CEOs principales decidieron mantener la tecnología a distancia cuando se trataba de sus propios niños. Si mantenían esto como un secreto, años después la gente decía que era una conspiración para hacernos estúpidos, distraídos y encadenados – pero no es un secreto. La industria, tecnología y comercio son alabadas por muchos pero es difícil apuntar a alguna que no haya tenido efectos negativos que cancelaran cualquier positivo.

Para ilustrar su punto, se refiere a algo tan mundano como la comida.

– La comida procesada revolucionó la forma en que comemos. Ahora sabemos que la mayoría es mala. Todo desde el puto jamón rebanado hasta el jugo de naranja; salado, dulce, hiper procesada, mierda llena de aditivos. Pero estamos atrapados con ello y debe ser bueno porque eso es lo que nos dicen.

 

La única canción que trata con problemas modernos es “Hounds At Ya Back”, que trata sobre las leyes anti-motociclistas en el estado Australiano de Queensland.

– Bueno, esa y “Die you Fuckin’ Pig” que concierne a los pedófilos seguidores de Abraham. El tema de “Hounds at ya back” es el VLAD (Vicious Lawless Association Disestablishment Act en Inglés), que son sólo un paso más para la total vigilancia estatal barriendo con el mundo occidental.

Una razón por la que esto afecta a KK es su creencia de que la cultura del metal ha tomado mucha inspiración del movimiento de motociclistas rebeldes.

– En casi cada aspecto. Desde los chalecos de jean sin lavar y las chaquetas de cuero, un amor por los parches y las espinas y todas las letras sobre la libertad de la carretera y la vida en pandillas.

Esto es un poco contradictorio para la narrativa estándar, atribuyendo las espinas y el cuero a Rob Halford (JUDAS PRIEST), que lo adoptó de la escena gay de mediados de los setentas.

– Un error entendible pero mal investigado. Los maricones de hecho lo adoptaron de los motociclistas, a mediados de los sesentas. Había un contingente de ellos andando en motos grandes y aunque no encajaban con las visiones de sexualidad de la sociedad común, tampoco encajaban con la escena gay. Estos tipos no eran unos maricones; sólo preferían el culo de un hombre al de una mujer. Gays que no eran maricones, si puedo mezclar coloquialismos así. Andaban en motos y le daban palizas a los tipos que los miraban mal. Adoptaron la estética que los clubs de motociclistas habían usado por un buen tiempo ya, de hecho desde el 1953, el estreno de la película “The Wild One”.

KK señala a que las leyes de la VLAD potencialmente podrían atacar a otros grupos, no sólo a los motociclistas.

– Como un prominente club ha dicho desde los setentas: ¡Si vienen por nosotros – sigues tú!

La última canción “Tamam Shud” es un requiem para Selim Lemouchi de THE DEVIL’S BLOOD, que falleció en Marzo de 2014.

– Primero que nada, odiaría que alguien piense que estoy insinuando que era el mejor amigo de Selim o parte de algún círculo de confidentes o algo así. Lo conocía desde 2007 y tuvimos contacto frecuente durante sus últimas cinco semanas. Sí, tuvo un profundo impacto en mí. Creo que está bien decir que la presencia de Selim tuvo un impacto en la mayoría de los que conoció así que tiene sentido que su súbita salida me impactara también.

Él describe la concepción de la letra de la canción como el único momento realmente inspiracional de su vida. En este caso, inspiración como los Griegos la describían; “entheos” del Griego antiguo significando “poseído por un dios, inspirado”.

– Ya las había terminado antes de entrar al estudio. Y bueno, una noche nuestro ingeniero y amigo Criss Mersus (que también fue el baterista de DESTRÖYER 666 desde el 2001 hasta el 2012) me dio las llaves del estudio y me dejó por la noche mientras grababa las vocales. La primera parte eran simplemente unas preguntas sobre la mortalidad que me he preguntado a mí mismo varias veces. La segunda – aunque en gran parte sobre Selim, también reflejan mucho de mis propios pensamientos y sentimientos. Decidí que esto no estaba bien y que tendría que empezar desde cero, así que me dejé llevar en la noche, por así decirlo. Una fría y clara noche con la luna llena iluminando la oscuridad.

KK nos describe esta sensación en que las palabras parecen venir tanto de adentro como de afuera al mismo tiempo.

– Estaba llorando y al mismo tiempo alegre. El miedo venía y se iba. Hay muchas palabras para este torrente de emociones, ninguna de las cuales significará nada para los que no lo han experimentado. Sólo diré que; en ese momento entendí de verdad cómo se siente canalizar pura energía. Sentí de primera mano el gran efecto transformativo que escribir música puede tener para el artissta. Lo que significa haber presenciado y conocido a un verdaderamente único e increíble individuo que pasó por este mundo. Incluso la vibra rock que tiene la parte final de la canción vino de la experiencia; todo hecho en el estudio esa noche. El tema dictó y demandó que terminara de esta forma.

Tamam shud es un término Persa que significa “el final”. Viene de una colección de poemas llamada “Rubaiyat of Omar Khayyam”. Khayyam, que vivió entre el 1048 y 1131, fue un matemático Persa, astrónomo, filósofo y poeta.

– Me encontré con ese libro por mera curiosidad, las palabras “tamam shud” fueron una de las crípticas pistas en el intrigante misterio-asesinato en Australia del Sur; llamado en honor a las palabras en cuestión.

Y así; una canción llamada “el final”, que trata sobre el final – escrita por el final.

– Se sintió como un regalo viniendo de él mismo y puedo decir, como alguien que lo conoció, que él dio muchas cosas. Fue alguien de quien realmente podías aprender. Es testimonio a su total brillantez que seguí aprendiendo de él incluso hasta después de que se fue. Me siento honrado y privilegiado de haberlo conocido aunque fuese poco y sé que muchos comparten este sentimiento. Si mi recuerdo de cuando escribí la canción parece muy romantizado, no me disculparé por eso. Así es como fue. Sólo con grandes cantidades de LSD experimenté algo como eso antes.

¿Qué es lo que más recuerdas de él?

– Una vez muy temprano en la mañana, todavía despierto y concentrado, lo vi tocar “The Yonder Beckons” en su guitarra acústica. La canción terminó brillantemente y todavía me conmueve hoy en día, pero nunca tendrá el impacto que tuvo esa vez.

El resto de canciones parecen tratar sobre las veneradas artes de parrandear y copulación – preferiblemente en combinación.

– Las letras reflejan mi vida en los últimos años y también explican por qué tomó tanto tiempo.

La saga de DESTRÖYER 666 ha sido tocada ininterrumpidamente por 22 años ya, que es bastante impresionante para una banda de metal underground donde el trabajo duro da muy poca recompensa monetaria.

– No estoy seguro si siento orgullo en ese sentido. En mi juventud, raro para un metalero, pensé que era importante “decir algo”. Nunca se me ocurrió que no se suponía que hiciera eso en una banda de metal underground. Entendía que las bandas de pop estaban atadas a disqueras con grandes preocupaciones financieras pero ese no era mi camino. Claro que me probé equivocado. Siempre entendí que una “grabación” también es una grabación en el otro sentido, una grabación de eventos de tu vida y pensamientos. Como puedes ver, tengo nociones algo románticas de la música – ideales que probablemente adopté de los artistas de los sesentas y setentas. Y para mejor o peor, me alegra haberlo hecho. Me alegra haberme rodeado de músicos de primer grado que se convirtieron en amigos de toda la vida.

¿Crees que la banda ya llegó a su punto álgido o hay una meta mayor en el horizonte?

– El viaje viene por oleadas, todos deberían saber eso.