Loading...
Menu
Graham Hancock

Graham Hancock

Por Niklas Göransson
Traducido por Ulises Lombana

Por 30 años, Graham Hancock ha buscado responder preguntas aún no formuladas sobre misterios históricos. Marcas antiguas cuevas que lo llevaron a la oscuridad de la jungla, donde la vid de la vida le dio las pistas que podrían resolver el acertijo de la consciencia.

Graham Hancock es un periodista Británico y autor de muchos bestsellers internacionales. Sus libros han vendido más de siete millones de copias a lo largo del mundo y han sido traducidas a treinta lenguajes distintos. Ha tenido dos series mayores de televisión, Quest For The Lost Civilisation y Flooded Kingdoms Of The Ice Age. El último libro de Hancock, Magicians Of The Gods, fue publicado en el otoño de 2015.

Graham-Hancock

 

– Mi primera investigación sobre los misterios antiguos fue The Sign And The Seal, – dice Graham Hancock – que empecé a investigar seriamente en 1987 y finalmente publiqué en 1992. Inmediatamente empecé a trabajar en mi siguiente libro.

Fingerprintes Of The Gods: The Evidence Of Earth’s Lost Civilisation fue publicado en 1995 y se estima que sobrepasó las tres millones de copias en ventas. El libro argumenta que una civilización previamente desconocida pero altamente avanzada existió en la preistoria, una cuyas huellas pueden ser trazadas a través de mitos antiguos y estructuras megalíticas. Bestsellers adicionales explorando la misma hipotesis siguieron, con The Message Of The Sphinx en 1996 y Heaven’s Mirror en 1998.

– In 2002 terminé un tomo masivo llamado Underworld, después de ello descontinué mi búsqueda de culturas pasadas por el momento. Quería explorar los misterios del origen humano. Los registros de fósiles contienen muchos espacios entre los millones de años que precedieron el surgimiento de la civilización, como es reconocido por los historiadores, alrededor de hace 5000 años.

Él buscó probar estas zanjas con la suficiente diligencia hasta que algo emergiera – visión fresca, alguna pizca de información previamente descuidada que pudiese iluminar las grandes ambigüedades del predicamento homínido.

– ¿Por qué el ser humano ha – por sí solo entre todas las especies animales, desarrollado no sólo una cultura y una creencia en la vida después de la muerte, sino cosas como la habilidad de crear y apreciar el arte, el usar y manipular símbolos?

Estas son preguntas que él intenta enfrentar en su libro de 2005, Supernatural: Meetings With The Ancient Teachers Of Mankind.

– Durante los primeros siete millones de años de evolución humana, no hay evidencia de la existencia del simbolismo entre nuestros ancestros. Todo lo que vemos a través de este periodo es una plana imitación y recreación de tanto patrones de comportamiento e innovación, o la carencia de ellos.

Una vez un cambio es introducido – una herramienta quizás, establece un nuevo precedente que es copiado y duplicado sin mejoras por un subsecuente periodo inmenso hasta que el siguiente cambio sea adoptado. En el mismo proceso, también vemos el desarrollo gradual de la anatomía humana en dirección de la forma moderna. El cráneo se hace más grande, el arco de la ceja se reduce en tamaño, y nuestra anatomía general se hace más delgada.

– Hace unos 200,000 años, los humanos habían logrado lo que llamamos modernismo anatómico. Esto significa que eran físicamente indistinguibles de nosotros – y crucialmente, poseían los mismos grandes y complejos cerebros.

Pero el misterio más impresionante de todos es que su comportamiento continuó quedándose atrás de la neurología y apariencia modernas.

– Ninguna señal de cultura, creencias espirituales o consciencia propia – ni ningún interés en los símbolos. Así es, no había nada que los identificara con “nosotros”.

Ningún trazo de innovación por 150,000 años, ni progreso ni mejoras. Lo que pasó después es quizás el mayor misterio de tanto la paleontología como de la arqueología; una ignición a través de la columna de la humanidad, no sólo en localizaciones aisladas sino a lo largo del globo entero.

– La súbita apariencia de arte representativa simbólica en cueva hace uno 40,000 año representa un enigma espectacular. Este es un firme contraste del interminable desierto cultural no-imaginativo con el que la humanidad se ha estado encontrando ciegamente desde que aprendimos a ponernos de pie.

Como parte de su investigación, Hancock visitó sitio de arte rupestre en Epaña, Francia y mucha más localizaciones en Europa, y también abrigo rocosos en Sur África. Todo ellos difíciles de acceder – él encontró imágenes de animales, humano, e híbridos de bestia y hombre; teriomorfos.

– En verdad es como si un interruptor se hubiese encendido en la mente humana. El cerebro siempre estuvo ahí, simplemente no se había usado hasta entonces.

Extrañamente, este arte ya había sido perfeccionado desde el momento en que fue creada. No parece haber una curva de aprendizaje.

– ¿Y por qué fue acompañada por otros cambios significantes en el comportamiento humano – herramientas de hueso y piedra más sofisticadas, mejores estrategias de caza y la primera evidencia de creencia espiritual?

La correlación es todo lo que tenemos – pero viendo los avances de comportamiento que aparecen simultáneamente, posa un intrigante misterio. La chispa divina que impulsó a nuestros ancestros comunes a empezar a pintar debe haber impulsado al resto de los cambios también.

– Explica el arte arcaico y descubrimos los orígenes de la humanidad moderna. Por lo tanto es del mayor interés que una teoría así haya sido propuesta y reseñada, y sin duda explica similitudes en las vastas distancias geográficas en el arte de la Edad de Piedra.

Como descubriremos después en la conversación, las mismas características a día de hoy pueden ser encontradas en el arte producido por los chamanes de remotas comunidades tribales. Lo mismo aplica para sitios previamente discutidos en Bardo Methodology, como Newgrange o Göbekle Tepe.

– La teoría prevaleciente entre los antropólogos propone que las sombrías similitudes y temas universales vinculando estos distintos sistemas de arte son porque los artistas estaban representando las mismas cosas. Estaban dibujando lo que vieron en un profundo trance visionario.

Irrespectivo de diferencias culturales, todos los humanos compartían la habilidad de entrar en estados alterados de consciencia. Todos tienen acceso al mismo fenómeno entoptico; efectos visuales cuya fuente es el ojo mismo. Reportes de los mismos patrones geométricos y entidades que fueron pintadas en cuevas hace 40,000 años siguen surgiendo en una base diaria, ambos desde aplicación de ritualismo en la jungla hasta investigaciones en laboratorios científicos.

¿Cómo lograrían esto, entonces?

– De la misma forma en que los humanos lo hacen hoy en día; varias técnicas como el baile rítmico prolongado y las cabañas de sudar, o el comer plantas psicoactivas que descubrieron mientras buscaban comida. Independientemente de una guía, la destinación parece haberse visto similar; fue entonces recreada y memorializada en sus santuarios cavernosos.

sorceror
Approximately 17 000 years old cave art; the “Sorcerer” of Trois Frères – part owl, part wolf, part stag, part horse, part lion and part human.

 

Antes de proceder al lado alterado de las cosas, deberíamos intentar establecer a qué nos referimos cuando hablamos de la consciencia.

– No ofrezco hechos – sólo mi visión propia, que es que la vida es un teatro de experiencia. Yo creo que la consciencia fue algo fundamentalmente intangible y de hecho una de las fuerzas motrices tras este universo.

Él lo comparta a las corrientes como la gravedad o la electricidad, y agrega que es a través de un proceso evolucionario de 4.5 billones de años que la consciencia humana llegó hasta donde está hoy en día.

– El biólogo evolucionario Richard Dawkins y los de su clase van tan lejos como hasta a decir que la evolución prueba que no hay un significado trascendental en la vida. Que no hay tal cosa como el espíritu, que la consciencia no sobrevive la muerte física. No estoy en contra de la evolución, eso sería absurdo. Es un hecho indiscutible – pero se le atribuye demasiada importancia a la hora de trazar nuestros orígenes.

Hancock cree que Dawkins es uno de los muchos estrictos ateos de academia que reducen cualquier y todas las cosas a la materia. Ellos proclaman, él dice, que somos poco más que carne con un accidental “epifenómeno de actividad cerebral”.

– Ningún científico honesto negaría que la consciencia es el mayor misterio de la ciencia, que no sabemos exactamente cómo funciona. El cerebro está incuestionablemente involucrado pero no sabemos cómo. Obviamente es posible que tengan razón, que el cerebro produce consciencia de la misma forma que un generador hace electricidad.

Si te aferras a este paradigma, sin duda llegarás a la conclusión de que la muerte significa un desvanecimiento en la negrura. Cuando el transmisor se rompe, la señal de la consciencia se desvanece.

– Es igualmente posible – y nada que la neurociencia haya desaprobado, que la relación es más como la de una señal a una antena. Si la televisión se rompe, la transmisión persistirá independientemente de si es emitida o no.

¿Pero el daño cerebral no compromete la consciencia?

– Cierto, pero esto no prueba que esas partes del cerebro generen las áreas relevantes de la consciencia. Si fueras a golpear un costado de tu televisión – la imagen probablemente se distorsionaría o se desvanecería, pero la señal seguiría ahí.

Este es el núcleo de todas las tradiciones espirituales; nuestras almas son inmortales, brevemente manifestamos un vehículo corpóreo para aprender y crecer y desarrollarnos.

– El estudiar los misterios de la transitoriedad – estos científicos materialistas y reduccionistas son los últimos a los que deberíamos consultar. No tienen nada relevante que agregar a la discusión del todo.

En lugar de eso, él sugiere buscar consejos de los antiguos Egipcios; una cultura que puso a sus mejores mentes a trabajar en resolver el acertijo de la mortalidad por tres mil años. Ellos buscaron aprender cómo mejor utilizar la vida en preparación para la muerte, y el peso del corazón propio en las balanzas de Osiris.

– Lo que Dawkins no considera es la posibilidad de que el “mundo espiritual”, por falta de un mejor término, ha usado a la evolución para manifestar entidades físicas en las que la consciencia puede emerger y expresarse a sí misma.

Graham cree que la mente genera materia, que el reino físico y sus habitantes son proyecciones de un estado consciente primigenio. Como la historia de muchos decretos de sabiduría antiguos; así como es abajo, es arriba.

– De acuerdo a estas tradiciones, el ciclo de la vida es un viaje muy profundo de experiencia y descubrimiento. Atravesamos su camino y descubrimos lecciones que sólo pueden ser enseñadas en la carne. Nos hace bien recordar que se nos ha dado una oportunidad preciosa aquí, el nacer como seres humanos en este mundo de materia y consecuencias.

Contrario a haber sido engendrado como un plankton, caso en el cual no se podría exactamente sentarse y meditar sobre los misterios sobre morar en el subterráneo náutico.

– Tenemos a la biósfera entera para apoyarnos. Cuatro billones de años de evolución de la tierra nos ha llevado a un punto en que podemos distinguir entre bien y mal, oscuridad y luz, amor y miedo – donde podemos tomar decisiones conscientes que nos impactarán a nosotros y a los que nos rodean en muchos niveles.

306601_10150791177817354_818393189_n[1]
Crédito de fotografía: Santha Faiia

 

Hay muchas formas de inducir alteraciones a la consciencia humana. Los Bosquimanos de Sur África la alcanzan a través de danzas y percusión de noches enteras, las tribus Amazónicas se queman a sí mismos y luego esparcen veneno de rana en la herida, y los Cristianos beben la sangre simbólica de su mesías. Los occidentales seculares principalmente recurren a la cafeína, la nicotina y el alcohol.

– En la Europa prehistórica, es muy probable que estos estados fueran obtenidos a través del consumo del Psilocybe semilanceata – el popular pequeño hongo marrón que se sigue usando a día de hoy a través del mundo.

En América Central, los Mayas y Aztecas usaban otras especies del hongo psilocybin para acceder al mismo espacio mental.

– Una vez tomé LSD en mis 20’s y tuve una fantástica, emocionante y energizante caminata de 12 horas a través de la realidad paralela. Cuando mi consciencia normal de todos los días retornó – lo hizo muy abruptamente.

Graham se sintió agradecido por una experiencia tan maravillosa pero en aún más admiración por su poder. Tan positivo como su viaje fue, si hubiese tomado una ruta más oscura con la misma intensidad probablemente habría sido sensacionalmente poco placentero.

– No fue hasta que alcancé mis 50’s que ahondé en Supernatural y decidí resumir esa línea particular de investigación. Como un escritor siempre he creído que cuando investigo un tema, debo explorarlo personalmente. Debo inyectarme a mí mismo en la historia.

¿Puedo preguntar qué tenía para decir tu esposa cuando anunciaste tu intención de empezar a consumir alucinógenos?

– Expliqué que el libro no se podría escribir de ninguna forma auténtica sin hacer esto. Santha inmediatamente entendió mi punto y dijo, por voluntad propia, “Vamos por ello”.

Este es un comportamiento por el que se le conoce; como parte de su trabajo de reconocimiento para Underworld, Graham junto a su esposa y fotógrafa Santha Faiia consiguieron certificados de buceo, y bucearon en sitios excepcionalmente peligrosos para estudiar estructuras sumergidas. Ahora estaban destinados a aguas todavía más oscuras.

– Bebí ayahuasca con los chamanes del Amazonas y auto-experimenté con DMT, hongos, la droga visionaria Africana conocida como iboga.

Iboga es “la planta que permite a los hombres ver a los muertos” – una afirmación que Graham puede testificar. La planta perenne es nativa de África Central y reverenciada por la gente Bwiti como el cimiento de su religión. También ha probado ser extraordinariamente exitosa en tratar a los adictos a la heroína, pues reinicia los receptores de opiáceos en el cerebro que por lo tanto alivia la abstinencia.

– El contra es que el consumo instiga 48 horas de infierno físico y mental. Fascinante, pero nada en lo que esté emocionado por experimentar de nuevo.

Más allá de los bosques Sur Americanos y ciertas partes de Australia, el DMT es más accesible en forma fumable – un método de consumo conocido por producir aproximadamente diez minutos de vuelo astral interdimensional. Beberlo en la poción Amazónica conocida como ayahuasca activa una experiencia profundamente reflexiva y visionaria que dura hasta cuatro horas.

– El brebaje ha sido bebido por al menos tres milenios y es considerado por la gente indígena como un portal al mundo espiritual.

Dado que el DMT puede ser encontrado a través de la naturaleza e incluso endógenamente en el cerebro humano, nuestro cuerpo ha desarrollado una forma de asegurarse que no nos veamos envueltos en un arrebato alucinante por simplemente comer una ensalada.

– Hay una enzima en nuestra tripa llamada monoamino oxidasa (MAO) que rechaza el DMT apenas hacen contacto. Pero las antiguas sociedades chamánicas del Amazonas encontraron una forma de vulnerar este problema.

La planta banisteriopsis caapi, llamada ayahuasca por los locales, contiene un inhibidor de MAO que desactiva la enzima y permite al DMT ser absorbido oralmente.

¿Cómo, hace miles de años, los chamanes lograron seleccionar dos plantas entre el estimago de 150,000 especies distintas encontradas en el Amazonas? No se sabe. La historia local dice que los cazadores observaron a un jaguar masticar la corteza de la planta y subsecuentemente derrumbándose en un estupor misterioso. Queriendo entender por qué era el escándalo, los hombres de tribu encontraron una forma de preparar un té con la planta. Habiendo bebido este brebaje, la vid – que consumida por si sola incita un sentido de comunicación pero ninguno de visión, les dijo qué más agregar a la caldera.

– La planta hervida junto a hojas ricas en DMT produce una bebida de sabor terrible pero altamente psicoactiva. No hay lenguaje escrito entre estas culturas, así que su historia entera ha sido mantenida viva por medio de tradición oral. A sus ancestros, ellos dicen, se les reveló el secreto por seres espirituales como su regalo a la humanidad.

Por esto es que el jaguar tiene un lugar central en la mitología del ayahuasca. En la última década, la “vid de las almas” ha conseguido un interés global de tanto civiles como científicos, habiéndola descrito como “20 años de psicoterapia en una noche”. Pero pocos lo hacen por diversión, pues el beber del brebaje es un largo proceso.

– Para empezar, está entre los sabores y olores más repulsivos del planeta – sabe como si hubieses molido una rana. Unos 45 minutos después de haberla bebido es posible que sufras arrebatos de náusea, vómito y diarrea. Esto es lo que se conoce como “la purga”.

Junto a la luz y alegría y lecciones de vida valiosas por las que se conocen las ceremonias de ayahuasca – después de la violenta expulsión claro, están los aterradores ocasionales desafíos psíquicos.

– Encuentros con entidades aparentemente malévolas en reinos paralelos increíblemente convincentes, esto puede ser bastante estresante angustioso por decir poco.

Unai Shipash by Pablo Amaringo
Arte por el tardío chamán de ayahuasca Peruano Pablo Amaringo, representando sus visiones.

 

Las extraordinarias experiencias por las que él pasó lo persuadieron a la convicción de que la antropología estaba en lo correcto. En lo profundo de la jungla, igualmente profundo en la agonía de su néctar, él reconoció las figuras y patrones de las cuevas.

– Debe haber sido el descubrimiento de las plantas psicodélicas – las que inducen estados como este, que provieron la inspiración para la antigua arte en piedra alrededor del mundo.

Graham dice que es a la propia examinación de estas experiencias a la que deberíamos consultar, si queremos descubrir de dónde derivan las primeras ideas espirituales de nuestros ancestros.

– Es a este punto que me desvío de la narrativa oficial. Qué absoluta ridiculez, que toda la inspiración de para el nacimiento del arte humanoide sea reducida a nada más que ilusiones ópticas de sinapsis disparándose en el cerebro – “alucinaciones”.

Graham tiene una propensidad a no contentarse con la versión oficial de eventos como este. Se rehusó a aceptar que la inspiración del arte en cuevas y el subsecuente nacimiento de la religión humana esté contabilizado por un par de cambios en la química cerebral.

– Ni con la visión más temprana de la humanidad resumida a meros epifenómenos de progresión biológica, con lo sublime reducido a lo ridículo. Ningún científico puede decir que posee tal conocimiento, ni puede decir que esté en lo más mínimo cerca de obtenerlo. Los chamanes del mundo saben mucho – mucho más, de lo que la ciencia sabe sobre esto. Así que si fuéramos inteligentes deberíamos escuchar lo que los chamanes tienen que decir.

En los pasillos de la academia, él dice, no hay espacio ni necesidad por lo sobrenatural. No hay espacio de ningún tipo de otro mundo ni posibilidades de que entidades inteligentes no-físicas puedan existir.

– No hago ninguna proclamación en cuanto a la realidad de o los espíritus o los reinos en los que son encontrados en el trance visionario. Es enteramente posible que no sean reales – como sea que quieras definir eso, y sólo accesibles a nuestros sentidos en estaos alterados. Es igualmente concebible que no tengan una realidad fundamental del todo.

Hay muchas más explicaciones potenciales, desde arquetipos Jungianos a proyecciones de lo imaginal. Graham dice que lo único de lo que podemos estar seguros es de que por lo menos son percibidos como totalmente reales.

– No es un argumento intelectual. No es un asunto de pruebas empíricas, científicamente comprobables. Es una experiencia bastante simple. Una vez has tenido un encuentro poderoso y profundo con el otro lado puedes decir lo que quieras sobre ello, pero hasta entonces probablemente sea mejor no juzgarlos.

Aunque se abstenga de pretender cualquier tipo de certeza, Hancock sin lugar a dudas tiene sus propias convicciones. Estas no son guías que adoptó al leer escrituras aprendidas por otros hombres, sino una convicción forjada en los fuegos del empirismo. Este es el núcleo mismo el chamanismo – no hay nadie intentando decirte qué hay ahí afuera, sino que se te entregan los medios de verlo por ti mismo.

– Personalmente creo que los poderes sobrenaturales y los seres no-físicos existen. La consciencia humana puede ser liberada del cuerpo bajo ciertas circunstancias, permitiendo interacción e incluso aprendizaje de estas entidades.

Esto es con lo que los representativos comunicativos de la flora Amazónica, Europa y Africana lo confrontaron; la noción de que el mundo espiritual y sus habitantes sean tan “reales” como la definición de la palabra lo permita.

– ¿Podrían haber sido ellos los que nos acompañaron en el derecho de nacimiento de nuestra humanidad?

Esta es una las principales consultas posadas por Supernatural. ¿Es posible que los “sobrenaturales” representados en las cuevas obligadas – entidades con las que podemos buscar audiencias a día de hoy, son los antiguos profesores de la humanidad? Quizás fueron ellos quienes cultivaron lo espiritual en lo cerebral, cuando el hombre descubrió como retirarse de su cuerpo. ¿Y por qué pasó todo a lo largo del globo concurrentemente?

– Quizás la evolución humana sea más que los ciegos procesos naturales sin sentido que Charles Darwin identificó. Algo con más propósito y más inteligente, algo que a duras penas hemos comenzado a comprender.

10453095_10152509752517354_702467383636178882_o[1]
Graham investigando pinturas en cámaras subterráneas megalíticas en Sumatra del Sur, Indonesia. Fecha desconocida, pero los diseños en espiral son similares a otras formas de arte antiguas de todos los rincones del globo.

 

Claro que es difícil discutir sobre estas cosas sin reflexionar sobre su estatura en el sistema judicial.

– Aparte de romper las reglas arbitrarias que el estado nos ha impuesto, el uso responsable y personal de drogas por adultos no es un crimen en ningún sentido moral ni ético. No debería concernirle a las autoridades lo que toma lugar en la privacidad de nuestros hogares, donde no podría hacerle ningún posible mal a los demás.

Para algunos, él dice, es una simple elección de estilo de vida. Para otros, particularmente en lo que concierne a las plantas, es un medio de hacer contacto con reinos alternos y dimensiones paralelas – quizás incluso con lo divino.

– Para algunos, son una ayuda creativa y un esfuerzo mental enfocado. Para otros, son un medio de alejarse de las preocupaciones del día a día por un rato.

Él señala a una droga que no sólo es apoyada por la sociedad sino usualmente estipulada en contratos de empleo; la cafeína. El ingrediente activo en el café y el té que le da un leve aumento cognitivo y promueve la concentración y la actividad, que es precisamente lo que buscas en un empleado.

– En todos los casos parece probable que el impulso a alterar la consciencia, de donde emana todo el uso de drogas, tiene raíces genéticas profundas.

Graham nos recuerda que había otras elecciones de estilo de vida por adultos que solían ser perseguidas violentamente en nuestra sociedad. Todo desde la orientación sexual a las prácticas esotéricas hasta una simple creencia en la nada, eso sin mencionar el ahondar en ciencias seculares.

– ¿De qué trata, después de todo, la civilización Occidental – cuáles son sus grandes logros y mayores aspiraciones? La respuesta de la mayoría de las personas sin duda mencionaría la libertad persnal por encima de todos los demás espléndidos logros de la ciencia, la literatura, la tecnología y la economía. Libertad individual.

La lista de libertades que disfrutamos hoy en día que no se les permitieron a nuestros ancestros es una lista muy larga. Hancock dice que por lo tanto es bastante extraño que la civilización Occidental del siglo 21 no disfrute de ninguna libertad real en lo que a consciencia se refiere.

– Ya no hay una parte íntima y elemental del individuo. En el nivel más primigenio, es quien somos y que somos – y si no podemos proclamar soberanía sobre nuestra propia consciencia, entonces no podemos ser considerados en ningún sentido significativo libres en otros aspectos.

Así que tiene que ser altamente significante, él continúa, que la sociedad nos obliga forzosamente nos niega el derecho a la independencia en esta área intensamente personal.

– Si deseamos lidiar con estos problemas en el mundo físico entonces no podemos ignorar el reino espiritual. Hay fuerzas inmensas infiltrándose en nuestra sociedad y haciendo más angostas nuestras mentes que trabajan contra esta misión. Sin dudas, el gran místico William Blake tenía razón cuando escribió:

Si las puertas de la percepción fueran limpiadas todo aparecería ante el hombre como es, Infinito. Pues el hombre se ha cerrado a sí mismo, hasta que vea todas las cosas a través de los angostos resquicios de su caverna.