Loading...
Menu
The Ruins of Beverast

The Ruins of Beverast

Por Niklas Göransson
Traducido por Ulises Lombana

Alexander Meilenwald, el único gobernante sobre The Ruins of Beverast, está mudando la marchita cáscara de transformación reciente. Presentando el nuevo álbum “Exuvia”; sus letanías de odio por una especie que está por ser privada de la corona de la creación.

Meilenwald solía ser el baterista de una banda de black metal llamada NAGELFAR – no se confunda con NAGLFAR de Suecia. Alguien una vez me dijo que cuando la versión Alemana cayó en picada, un miembro se reunió con sus adversarios Escandinavos en Wacken Open Air y les entregó una “E” simbólica en un pendiente. Espero sinceramente que esta historia sea real, porque es brillante.

– Espera… Conozco esta historia, pero no de mí. ¿Podría haber sido nuestro vocalista, Zingultus, que hizo eso? Suena familiar y encajante, sí. Le debería preguntar, supongo que estaba tocando con ENDSTILLE y decidió darle a los chicos una lección de ortografía.

Actualmente operando la bestialidad de un hombre THE RUINS OF BEVERAST, Meilenwald tiene programado lanzar su quinto álbum solista; “Exuvia”. Los buscadores de internet me enseñaron que exuvia es el exoesqueleto desechado de las bestiales tales como los arácnidos, los escorpiones, los ciempiés y una variedad de insectos.

– La grabación es intensamente persnal y sirve como una especie de terapia – esto sólo me ha pasado una vez y fue con el debut, “Unlock The Shrine”, en el 2004. Necesitaba desesperadamente hacer este álbum, sin dudas… El título significa un logro deseado, y posiblemente un logro conquistado, una vez terminé el álbum; la muda de piel muerta.

Como tal, él cree que es bastante apto hablar de “Exuvia” como una metamorfosis, en cuanto al proceso del que se creó.

– Los tres años que tomó escribir el material trajeron cambios drásticos a la realidad diaria, lo que alteró permanentemente mi vida personal. Esta fase demandó bastante de mí así que no es sino apropiado el considerar al título del álbum en un sentido metafórico, como mi mayor intención durante el proceso creativo y luego el resultado una vez quedó detrás de mí.

 

Este fue el primer álbum de THE RUINS OF BEVERAST que fue concebido en un estudio profesional, todas las bras pasadas fueron grabadas en la habitación de ensayos de Meilenwald. La producción, ingeniería de snido y mezcla fue manejada por el guitarrista en vivo Michael Zec, también conocido por SECRETS OF THE MOON.

“Exuvia”2 es un carnaval de humores y esferas, secuencias de riffs bastante lineares estructuradas en canciones, e incluye intrusiones frecuentes de caso en la forma de percusión nativa. La grabación fue dividida en dos sesiones; primero las guitarras rítmicas, batería y bajo en Bavaria – consecuentemente sobrio…

A juzgar por esta mención, sospecho que la templanza no fue la marca prevalece de la segunda sesión.

– No, la sesión en Berlín se deterioró en un… Bueno, libertinaje físico y mental francamente – sórdido si me permites decirlo, mientras grababa las vocales y los experimentos de sonido.

¿Encuentras que te sea beneficial el ponerte a través de cierto espacio mental antes de cantar, o puedes aullar sin importar la circunstancia?.

– La situación en el estudio es, como estoy seguro que puedes imaginar, es un medio muy poco inspirador por su cuenta. La atención y enfoque de uno es atraída por las cosas equivocadas, o digamos en direcciones más allá de las emociones y asuntos psíquicos. Debes asumir el control en lugar de dejarte llevar – lo que puede estar bien para la instrumentación básica de THE RUINS OF BEVERAST, pero no para las vocales.

Meilenwald habla de removerse a sí mismo de la situación de estudio típica, lo que primero que nada significa trabajar con las personas correctas.

– Ningún productor musical trabajando como si se tratase de un trabajo mundano sólo porque se le está pagando, sino un músico de nuestra alineación y persona de adentro en cuanto a todo lo relacionado con THE RUINS OF BEVERAST. Esto cambia mucho – no sólo a un nivel musical, sino también en términos de comunicación y de comportamiento al momento de grabar. Otra cosa es que bebo bastante antes de grabar las vocales.

La vocalización inebriada es algo en lo que Meilenwald siempre se ha visto envuelto sin realmente saber si tiene un efecto tangible. Al menos él cree que lo tiene, lo que es razón suficiente.

– La voz es el elemento inhumano, intimidante y extra-terráqueo de la banda. La experiencia musical es increíblemente intensa para mí cuando la recibo al estar intoxicado, y encuentro esencial el aprovechar esto en mi obra. Y también disfruto bastante de escuchar todo al día siguiente sin ningún recuerdo detallado de haber interpretado las vocales.

– Según lo que pude determinar, la canción del EP de 2016 “Takitum Tootem! (Wardance)” recibió una respuesta bastante mixta de la base de fans.

– Sí, bueno, era obvio que esto jamás habría sido alabado al unísono – ninguno de mis lanzamientos lo ha sido y así es como debe ser. Cualquier producto creativo que no deje tras de sí un rastro de discusiones y diálogo es un fracaso. La controversia es la máxima energía artística, y realmente no lo preferiría de otra forma.

La composición en cuestión también está presente en “Exuvia”, esta vez llamada “Takitum Tootem! (Trance)”. Comparada a la locura tribal del EP, la versión en el álbum es significativamente más pesada – casi pulsante.

– Mientras experimentaba con la canción intenté una interpretación más lenta, como de trance del motivo principal y encontré que encajaba más con las emociones generales del álbum. Así que desenganché la danza de guerra y en lugar de eso intenté insertarla en su propio contexto.

El EP originalmente se planeó como un álbum de 12 pulgadas de un solo lado que coincidiera con el Acherontic Arts Festial en la primavera de 2016, cuyos anfitriones serían la disquera de THE RUINS OF BEVERAST, Ván Records.

– Por razones de organización esto jamás pasó, así que se pospuso y se extendió a un EP completo – agregando el cover de PINK FLOYD (“Set The Controls For The Heart Of The Sun”), que en mi opinión encaja bastante bien por la naturaleza similar en la percusión de ambas canciones.

 

¿La portada del EP es un guiño a la película Altered States?

– Me gusta la referencia y estaría feliz de confirmarla… Si hubiera sido así. “Takitum Tootem!” es una visión distópica de la tierra post-humanoide – significando el triunfo de las fuerzas de la naturaleza y encantamientos sobre una forma de vida parásito siendo exterminada como sucias, enfermas e infecciosas alimañas.

Meilenwald agrega que sus letras en general pintan una imagen del Homo sapiens como una especie bastante repulsiva – una plagada por la ignorancia, la megalomanía y vista corta.

– En este contexto, la humanidad es finalmente privada de la corona de la creación tras ser derrotada por su tótem genuino – despedazada por la agresión animal y los poderes de lo salvaje. Esto es lo que la portada representa, el máximo símbolo del drama occidental; Jesucristo clavado a una cruz.

Con algunos ajustes.

– Sí, decapitado y adornado con la cabeza de nuestra fobia principal, la entidad de la naturaleza más artísticamente organizada – el lobo. El hombre-bestia crucificado es un triunfante símbolo de una tierra limpiada y orgánica, el resurgimiento del espíritu prístino.

¿Es “Exuvia” otro álbum conceptual entonces?

– No. Para ser honesto, es difícil para mí dar una explicación elaborada de mis letras; pues principalmente son estructuradas como auto-disputas sepultadas bajo una avalancha de metáforas. Gran parte de ellas son ligeramente insanas, o digámoslo extrañas – “Surtur Barbaar Maritime” por ejemplo, usa nomenclatura de la mitología Germánica antigua para narrar una batalla escatológica entre dioses y gigantes.

La letra en cuestión está estructurada como una deliberación verbal entre ambas partes en guerra.

– Imagina a los gigantes como profanos, grotescos opresores de la cultura – persistentemente ignorantes del alma, y negándose de respetar a las ideales monumentales. Y luego imagina a los Æsir como su enemistad espiritual.

El debate ficticio nos da una reflexión poética de las mismas meditaciones existenciales internas de Meilenwald.

– Hay un antagonismo personal que vive dentro de mí. Tengo un increíble odio por la gente que celebra su ignorancia de todo lo que no nace de la superficialidad – e todo lo que demanda devoción, atención plena e inversión de tiempo.

Los pensamientos de Meilenwald le llevaron a la conclusión de que este es un punto de vista cimentado en la arrogancia, pues él mismo está afligido por ADN humanoide.

– Darme cuenta de esto no lo hace nada mejor. Nótese que estos son algunos de los… Conflictos retóricos más “inofensivos” que el álbum contiene. El resto de las canciones discuten de asuntos con los que no sólo quisiera lidiar sino que exterminar.

¿Te gustaría explicarte?

– No en particular, no. Espero que no te moleste que te pida que entiendas en que no revele su naturaleza aquí. Sería aburrido para ti y contraproductivo para mí.

Previamente habiendo aprendido de cómo piensa sobre la música en colores, tengo curiosidad por qué paleta de colores Meilenwald visualiza para “Exuvia”.

– Al principio, un surreal y sucio rojo. Una vez empezamos a preparar el arte de la portada, que por mi visión de color usual se suponía que sería roja – estuvo bien, pero no tan convincente como se predijo. Experimentamos con un par de alternativas y ahora se convirtió en un morado oscuro con puntos de un amarillo fiero. De repente, preferí el color morado porque tiene un efecto luz de luna y eso me gusta.

 

La entrevista más reciente a THE RUINS OF BEVERAST que pude encontrar era de 2013 y noté que Meilenwald al menos en ese entonces aún estaba fuertemente vinculado al black metal en un nivel emocional como una forma de arte. Habiendo tenido muchas de esas discusiones últimamente, pensé en preguntarle si este sigue siendo el caso.

– Imagínalo como una especie de relación de amor-odio con… Bueno, digamos que con el pueblo en el que naciste y fuiste criado; un aburrido agujero de mierda del que no podías esperar para poder largarte, pero que aún no has salido del todo, y probablemente jamás lo harás. Si alguien se atreve a criticarlo a burlarse de él, sientes un espasmo de desagrado ondeando a través de tu carne – llevándote a una agresión incontrolada y un impulso avasallador de devolver el fuego y burlarse de ellos hasta que desarrollen sentimientos suicidas.

Meilenwald acredita a su elaborada representación a la experiencia propia.

– Todos en la, ejem… “Escena” contemporánea siempre se quejan del estado actual de las cosas. Quiero decir, ya en el ’95 decían que el movimiento había seguido a Euronymous a la tumba – pero aquellos que declaran que el black metal está muerto siguen tocándolo y apoyándolo. A comienzos del milenio aparentemente había muerto otra vez, esta vez a fines de los noventas cuando se hizo una parte común del heavy metal y perdió los radicalismos.

Mientras tanto, quienes repartían las noticias de muerte y le decían adiós eran quienes lo mantenían vivo.

– Incluso yo era así en la primera década de los 2000, después de que ciertas bandas que intentaron re-restablecer el black metal a lo que era en los noventas fallaron. Obviamente nunca entendieron de qué se trataba tdo en ese entonces; esto nunca fue un vehículo para que un montón de mocosos frustrados intenten rebelarse a sus padres con balbuceos nazis – y no, nadie jamás logró evocar el espíritu de DARKTHRONE o MAYHEM al presionar el botón “REC” en un ghetto-blaster y grabar acordes faltos de inspiración con letras a Satán y una batería electrónica.

Meilenwald desea recordarle a todos cómo el black metal solía estar permeado por una magia intuitiva e intangible, impulsada por tanto ingenuidad e in-profesionalismo como por independencia y devoción.

– No hablo sobre vandalizar tumbas y pintar cruces invertidas sobre ellas, aunque claro que esto era parte de ello, sino de una obstinada y enfocada fuerza de propósito; una visión-túnel sin prestarle atención a las miradas a derecha o izquierda, era impenetrable. Aunque muchos pueden haber sido algo ingenuos, nunca había espacio para dudar – esto también fue antes de que las bandas buscaran validación y reconocimiento de afuera.

Este cambio de paradigma, él anuncia, es lo que hizo la máxima diferencia en todo lo que llegó después.

– Y después la gente empezó a intentar atraer la controversia llenando su música con eslogans pseudo-radicales y provocadores, algo que el comienzo de las comunidades online ha traído a niveles tanto extremos como grotescos.

Agitadores que van a las redes sociales a anunciar el fin del black metal cmercial, excepto por sus propias bandas claro, son un público que Meilenwald encuentra particularmente irritante.

– Decretado a través de una plataforma operada por una gigantesca corporación capitalista – una que se mantiene erigida como un cenotafio contra el individualismo, contra las opiniones diferentes,… Pero supuestamente es genial para entrar en contacto con gente de todo el mundo, formando patéticas “amistades” digitales e intercambiando culturas como una ejemplar y respetable ciudadano de la humanidad cosmopolita.

¿Y qué podemos discernir de todo esto?

– No mucho más allá de lo lejos que estamos de recordar cómo se sentía el tocar la esencia del metal más negro, porque es el exacto y total opuesto de lo que todos creemos que es. Pero aquí estoy – burlándome y quejándome pero aún así defendiendo al arte de quienes la ensuciarían, todo mientras que, de alguna forma… La estoy componiendo e interpretando.

 

Desde el año 2013 THE RUINS OF BEVERAST ha sido una banda en vivo. No habiéndolos presenciado, tengo curiosidad de cómo las emociones y atmósferas de los álbums se traducen a la experiencia en concierto.

– La verdad es que no sé si se traducen para ser honesto. Es decir – tres de los cinco que conforman la alineación en vivo no están involucrados en las grabaciones de estudio, así que lo que pasa es que en el escenario todas las canciones son re-interpretadas por completo. Esto es porque ninguno de ellos debería intentar imitar mi estilo de tocar la guitarra o la batería, ellos forjaron sus propios acercamientos y enfoques al manejar sus instrumentos hace mucho tiempo.

Él menciona que el material debe ser retocado para la situación en vivo, para evitar tener que reclutar a ocho guitarristas adicionales, cinco encargados de samples, y un agregado de vocalistas y percusionistas.

– Estamos obligados a decidir qué elementos mantener y cuales no, lo que ciertamente cambia el atractivo de cada canción. Lo que es importante para nosotros es la puta música y nada más, lo que toma el rol principal. Por lo tanto, intencionalmente renunciamos a todo lo que atraiga la atención hacia nosotros como personas – sean máscaras, conversación tonta, “rituales”, o lo que sea…

Meilenwald cree que estos atributos son algo cercanamente relacionados a los cultos de personalidad – auto-promoción con la intención de traer la atención a los individuos en el escenario, y simultáneamente arrancarle el corazón y las tripas al aura musical.

– Por lo tanto siempre reducimos las luces en el escenario lo más posible, para acechar como siluetas tras muros de humo. Para las celebraciones a la música, los músicos en sí son simplemente irrelevantes. Esto, aún así, no funciona siempre por el entorno atmosférico de las salas de concierto – especialmente en los festivales donde se refiere a las bandas generalmente como entretenedores sin rostro, y cualquier tipo de petición especial es respondida con miradas de duda irritada.

Una entrevista antigua hablaba de un “profundo abismo personal” en el que Meilenwald se encontró en un punto anterior. Dados los estaos mentales retratados a través de la música del hombre, esto no debería ser una sorpresa para nadie.

– No soy una persona particularmente depresiva – y hasta cierto punto encuentro que es un poco cliché y dudo de cómo muchos artistas aparentemente consiguen inspiración de ira interminable y todo tipos de infiernos personales. Las luchas personales y el alejamiento negativo de la vida diaria son fases intensas que aunque pueden alimentar el impulso de ser creativo, no necesariamente llevan a buenas ideas.

Meilenwald agrega que ocasionalmente se siente muy letárgico y en falta de energía para desarrollar nuevas ideas, o encontrar la disciplina para seguir trabajando cuando la creatividad no fluye.

– Pero estos periodos son temporales – “Exuvia”” es, como dije, una especie de resolución de conflicto. Pero fue una disputa algo concreta, y momentánea, no una depresión básica. Escribí todas las letras en dos meses y el álbum ciertamente sirvió como una terapia muy exitosamente.

Así que, en cuanto a estas partes perturbadas e hipnóticas – ¿de verdad crees que podrían haber sido escritas por alguien que nunca ha estado en un lugar muy jodido a un nivel mental?

– Canciones como “Between Bronze Walls” son resultaos genuinos de insomnio y miseria – lo mismo aplica para la canción homónima del nuevo álbum. Pero no las llamaría fases esenciales para desarrollar ideas para THE RUINS OF BEVERAST, eso sería ir demasiado lejos. Soy bien capaz de formar motivos totalmente saturninos en periodos de vividez y buen humor. Bien podría ser que en momentos de estancamiento mental desecho ideas decentes porque las considero muy genéricas, y viceversa.

 

La mayoría de arreglos de canción son tan poco ortodoxos como el resto del enfoque; las composiciones de Meilenwald nunca siguen modelos tradicionales como la formula de verso-interludio-coro.

– Flotan en un vacío peculiar – moviéndose sin rumbo en la ausencia de gravedad musical convencional, sin comienzo ni fin. Esto por si solo es una extraña experiencia de escuchar; aquellos que buscan señales tradicionales e que lo que están escuchando es una canción probablemente estarán decepcionados o confundidos.

Meilenwald dice que esto es porque es esencial para él crear estructuras sónicas capaces de ahuyentar el ajetreo humano para los oyentes, permitiéndoles ser devorados y sellados de todo lo cómodo y seguro. Él prefiere referirse a sus canciones como “películas de suspenso” más que simples composiciones sónicas.

– Crear material para THE RUINS OF BEVERAST es como escribir el guion de una película, y claro que estoy operando muchos medios de estilo para crear tensión e incomodidad. La pregunta es cómo se podrían introducir agujas en las regiones cerebrales que causan el miedo y la ansiedad, sólo con la experiencia audial.

¿Estás interesado en la dirección de películas?

– Estoy muy interesado en la dirección de películas. Si alguna vez me hubiese dado la oportunidad de pensarlo propiamente en una época en la que hubiese sido necesario, me habría educado a mí mismo en el arte de escribir y dirigir películas. Imagino que no te sorprenderá saber que no hablamos de ningún título de alto presupuesto. Tengo una miríada interminable de ideas que me encantaría probar.

Más allá del arte visual surreal, ha experimentado con un par de visiones de “una serie casi in-disfrutable”.

– O películas artísticas malvadas en el estilo de Lars Von Trier, o esos raros directores underground de Francia o los estados Balkanes – incluso el Lejano Oriente. Todas sus películas son tan apocalípticamente poéticas. No lo sé, quizás alguna vez lo intente.

El muy efectivo uso de diálogo de películas fue prevalente especialmente en el material temprano de TROB.

– Esto de hecho me llegó de forma accidental mientras trabajaba con NAGELFAR. Si mal no recuerdo – no estoy del todo seguro, pero creo que fue un error de grabación que hice en un demo que le iba a mostrar a los chicos. Había algunas palabras habladas de mí que no abía planeado, pero cuando lo escuché me sacudió por la intensidad que trajo a la parte en la que aparecían. Así que empecé a experimentar.

Meilenwald prefiere introducir fragmentos de palabras habladas en partes que recurren repetidamente en las canciones.

– Pueden adaptarse como si fuesen un instrumento adicional, o un patrón vocal desencadenado de las métricas del ritmo o el tono – así pues sirviendo como un pronunciado contraste que enfatiza el efecto de las partes instrumentales subyacentes.

Es un poco decepcionante, él agrega, que muchas bandas parecen usar samples exclusivamente como intros y outros – robándoles mucho de su inherente poder composicional.

– No cada palabra hablada encaja en cualquier lugar, y muchas veces son perfectas como un intro/outro, pero es algo tan maliciosamente deleitable el mezclarlas en una canción donde pueden ser especiadas. Samples ruidosos, percusionales o esféricos pueden incluso ser usados como patrones rítmicos o como un paisaje sonoro – sólo se necesita ser algo propenso a la aventura.

Manteniendo un cierto velo de atmósfera es de la mayor importancia para THE RUINS OF BEVERAST, razón por la cual todo el material nuevo es sometido a un escrutinio vehemente.

– Podrías describirlo negativamente como un corset, porque hay riffs o pasajes que desecho si no se someten bajo ello. Deben tener la capacidad de interactuar con la mente temerosa.