Loading...
Menu
Inquisition

Inquisition

Por Niklas Göransson
Traducido por Ulises Lombana

Dagon de los veteranos Americanos de black metal Inquisition se abre en una personal, reflexiva, y filosófica conversación. Recuerda su crianza entre el terror del narcotráfico en Colombia de los ochentas, y comparte sus pensamientos sobre el pasado y futuro de la humanidad.

– Nuestra meta para este álbum fue reforzar la posición de INQUISITION como una banda clásica de black metal bajo los mismos estándares y reglas no escritas de la vieja guardia, que aun valoramos y en las que les encontramos sentido hoy en dia . La intención de este album es guiar al oyente a una atmósfera de profundidad, oscuridad, majestuosidad, y belleza – todo en uno, mientras que al mismo tiempo se hace tributo a todo dentro del contexto de lo oculto, lo inexplicabe pero tambien dentro de lo racional y lo factual como un medio en que nos inspiramos para llevarnos a algo mas grandioso y sabio, tematicamente hablando.

Aunque lo desconocido es un ingrediente temático crucial, también hay un lugar para lo racional y lo científico. Dagon considera estos elementos como maneras de inspirar al oyente hacia algo más sabio y mayor en el gran panorama de las cosas.

– Musicalmente, la vieja escuela de cierta manera se trataba de minimalismo, cosa que he intentado preservar en este álbum mientras a la vez buscamos capturar un sentimiento mas allá, por decirlo así, en comparación a los previos álbums de INQUISITION. Más dinámica, un mayor contraste entre las canciones.

Otra gran tradición es mantenida por el título significantemente largo del álbum; “Bloodshed Across The Empyrean Altar Beyond The Celestial Zenith”.

– Aunque no es inmediatamente obvio en nuestra temática visual, la esencia del Satanismo está tan presente en este álbum como en los de antaño, INQUISITION explora los orígenes de la humanidad, las fuerzas que nos trajeron aquí. Alabamos a esta energía a través de nuestra música en “Bloodshed Across The Empyrean Altar…”.

Dagon dice que aún si no se cree en nada, nadie puede negar la grandeza de nuestro espacio interno.

– La mente no tiene materia, los pensamientos no tienen materia – y aún así pueden lograr mucho más que el cuerpo. La majestuosidad de nuestro espacio externo – la materia del universo – es impresionante. Nuestro álbum es un tributo al pensamiento humano y a las obras del cosmos como un solo increíble ser. También posa la pregunta de qué es lo que creó esto.

Ahondaremos infinitamente más profundo en este agujero de gusano después en la conversación.

– Estamos en un área única de la evolución del género, donde debemos continuar nuestro camino tradicional pero al mismo tiempo mantener la relevancia por medio de intensificar cada elemento que ayudó a hacer a INQUISITION lo que es.

Es sin duda interesante notar cómo INQUISITION se han apegado más o menos a la misma forma por siete álbums ya – modificada y levemente evolucionada, sí, pero yace en los mismos cimientos significantivamente.

– Cuando la gente dice que sonamos igual en cada álbum, es como si esta no fuera nuestra intención exacta, sino mas bien una incapacidad de buscar una evolución creciente. Quiero preservar y mejorar nuestra identidad, pero nunca evolucionarla en el sentido más grande y obvio de la palabra. Los cambios o la evolución vienen en detalles muy pequeños – el último álbum es prueba de esto.

Tendría que coincidir; especialmente las melodías pero también la estructura y los arreglos de canciones me llevan de vuelta al álbum debut de 1998, “Into The Infernal Regions Of The Ancient Cult”.

– Esto quizás sea ir a extremos comparativos, pero Bach sonaba como Bach desde su primer día hasta el último. Lo mismo con muchos otros maestros; preservaron y refinaron la fórmula que establecieron, manteniéndola sin muchas intenciones progresivas o cambios drásticos. Si algo, las sutiles alteraciones fueron en técnica, haciendo su música crecientemente difícil o minimalista. El sonido único de los compositores permaneció siendo el mismo durante todas sus vidas.

Su crecimiento y evolución yace en detalles intrincados, Dagon explica, más que en la actitud de la música o la atmósfera.

– La música es como las matemáticas en algunos aspectos, un uno siempre será un uno, un dos siempre será un dos, pero la posición tiene variaciones casi infinitas. Finalmente, todo sigue siendo números y fracciones. La evolución de las matemáticas está ahí, pero sus cimientos siguen intactos.

¿Así que no veremos ninguna adaptación a formas modernas?

– No nos aventuraremos a pasajes cromáticos extremos, agregar tantas notas como sea posible, cambiar a música atonal… No. La generación de hoy en día puede evolucionar ese estilo, nosotros tenemos nuestro sonido propio que seguiremos afilando. INQUISITION viene de una generación particular y representamos una pequeña parte de esta. La música puede ser una cápsula de tiempo, y sonar como algo antiguo no es algo malo.

Inquisition – Dagon – guitarras y vocales, Incubus – batería. Crédito de fotografía: Peter Beste

 

La madre de Dagon lo relocalizó desde Estados Unidos a Colombia cuando tenía once años. Cierto es que la mayoría de lo que sé de la Colombia de esa época lo aprendí de la serie de televisión Narcos, pero imagino que debe haber sido un cambio de escena bastante pronunciado.

– Fue un cambio cultural enorme, como el día y la noche. Narcos no está muy alejado de la realidad de lo que estaba pasando – sólo ten en cuenta que el terror del narcotráfico, pese a haber afectado fuertemente a quienes estaba fuera de esa esfera, los peores incidentes fueron principalmente entre los carteles y las guerrillas.

Inmediatamente después de su relocalización involuntaria en 1983 a la ciudad de Cali, Dagon comenzó a extrañar todas las cosas que antes daba por hechas.

– Claro, ese era el propósito de estar allá; enseñarme las cosas que debía valorar en la vida como un niño – formar mi identidad. Finalmente creo que fue excelente crianza por parte de mis padres. La mayoría de cosas que me definen hoy en día, en cuanto a mi carácter, son resultado directo de una crianza no primermundista y menos sobreprotectora.

Dagon menciona haber crecido muy rápido. Quizás haya madurado tarde, pero desarrolló un instinto temprano para distinguir lo que estaba bien y mal – qué era una amenaza y qué no – y a distinguir a la gente sincera versus a quienes tenían intenciones engañosas.

– No quiero sobre-dramatizar y hacerlo sonar como si haya emergido de los barrios bajos de Baghdad, pero definitivamente crecí donde aprender a lidiar y evaluar las dificultades y peligros de las calles era esencial y bastante práctico para establecerte en una sociedad algo más agresiva que digamos, Estocolmo o Seattle en los 1980’s.

Futuras lecciones llegaron por medio de mantener la compañía de aquellos que estaban en las escalinatas más bajas de la pirámide social.

– Mis amigos eran personas reales nacidas en situaciones desafiantes y difíciles. Conocía a algunos tipos que venían de familias mas privilegiadas, y eran individuos increíbles, pero el 95% de mi círculo social venía de trasfondos de clase trabajadora y vivían en barrios duros, peligrosos.

Dagon frecuentemente visitaba estas áreas, lo que lo dejó expuesto a situaciones peligrosas a una edad bastante temprana.

– Yo disfrutaba de ese ambiente, de su gente y sus situaciones. Era una dinámica emocionante donde aprendería mucho del metal los próximos años. Al igual que el punk de la época, el metal giraba en torno a los riesgos y al peligro – vivir esa esencia en la carne.

Afortunadamente, él estaba en un lugar del mundo dnde el peligro acechaba en muchos lugares, de modo que esto podía ser vivido a una gran escala.

– Especialmente cuando las guerras de los carteles de Medellín y Cali comenzaron. Ya en el 1989 estaban plantando explosivos en clubs nocturnos y supermercados y detonando carros bombas en áreas muy concurridas. Nunca sabías si terminarías en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Como un metalero adolescente, eso es precisamente lo que uno tiende a hacer. Además del riesgo de ser volado en pedazos – al igual que sus hermandades de los países vecinos, los metaleros Colombianos también eran perseguidos por la policía.

– Fui arrestado y me dieron palizas en un par de ocasiones, una vez mi madre tuvo que venir a sacarme de la cárcel. Tenía 14 en ese entonces y estaba cubierto en heridas por una golpiza, simplemente porque a un policía no le gustaba mi pelo largo. Esa misma noche también presencié a un policía arrastrando a un par de prostitutas transexuales y golpeándolas hasta que escupían sangre. Un policía tomaba una manguera de jardín y rociaba agua fría mientras otro golpeaba a la víctima con una tabla.

A través de sus empíricos estudios adolescentes, Dagon rápidamente se encontró con tres epifanías esenciales que lo han acompañado hasta el día de hoy; que no se debe confiar en la ley; que Satán es real; y que VENOM, BATHORY y SLAYER son las mejores cosas de todo el tiempo.

– Presencié a algunos disparos desde vehículos en movimiento entre el 1985 y 1990, cuando el cartel de Cali estaba deshaciéndose de sus enemigos, limpiando casa. Si presenciabas algo así, era mejor que vieras hacia el otro lado y siguieras caminando. Si un sicario te veía curioseando también te podían disparar.

Usualmente, el tirador estaría en el asiento de pasajero de una motocicleta.

– El otro tipo se bajaba de la moto y caminaba hacia la víctima… Quien podría haber estado sentándose a cuatro o cinco mesas de ti en la tienda de helados en, digamos, la avenida sexta norte de Cali. Y ahí está, un momento estás disfrutando de un banana split y el siguiente ves los cesos del tipo volando por todos lados… Esta fue una situación real que presencié en el 89.

Las guerras entre carteles eran brutales, y las cosas sólo se hicieron peores cuando las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC – una guerrilla comunista – se involucró.

– Me gustaba escalar en los Farallones de Cali, pero una vez la guerrilla se mudó ahí tenías que tener cuidado. Una vez me desperté y había un graffiti de las FARC pintado sobre mi carpa; inmediatamente nos fuimos de ahí esa mañana. Insisto, mi juventud fue interesante y no cambiaría nada de ella.

Más que las guerras entre carteles, era principalmente el crimen callejero el que lo mantenía alerta.

– Drogadictos con cuchillos demandando tu billetera o tus zapatos o lo que sea que tuviera un valor de reventa para impulsar su drogadicción. O el tipo con una pistola apuntándole a tu taxista en un semáforo, diciéndote que te salgas del taxi para que puedan robarlo mientras estaban puestos de anfetaminas y ansiosos por jalar del gatillo.

Él sugiere que experimentar estas cosas a una edad joven forma un carácter fuerte, y te enseña mucho sobre psicología.

– Tuve que salirme de algunas situaciones donde me apuntaban con un arma, y verte diferente lo hacía todo aún peor. Una vez un tipo guardó su cuchillo y me preguntó por mi ancestría y qué hacía un niño como yo en un barrio así.

Dagon logró hacerse amigo de quien sería su asaltante, recuperó su dinero y se le recomendó alejarse de esa área.

– Aprendí mucho sobre las reglas de la calle en esos veinte minutos. Según ese tipo, los criminales van tras la gente que muestra miedo o que actúa demasiado valiente. Me dijo que alzara la cabeza, que me viera amigable pero no estúpido. Tenía 16 en ese entonces.

 

Obviamente encontraste el metal underground en cierto punto – ¿cómo pasa esto en la Colombia de los ochentas?

– Los niños ricos con tíos en Londres o con un padre en New York tenían todos los vinilos y las cintas. Ellos eran los importadores y mantenían la música bajo llave, por así decirlo. Pero luego grababan sus álbums para un amigo, y apartir de ahí se filtraban. Por ejemplo, mi cinta de “The Return……” de BATHORY era una copia de quinta o incluso séptima generación.

Dagon tuvo suerte en ese sentido; su mejor amigo de la época, ahora un promotor Colombiano prominente, grabó casi todo lo que tenía directo de un vinilo.

– Me solía llamar por la mañana así que me subía a mi bicicleta y lo visitaba para grabar su cinta antes de la escuela. Constantemente hablábamos de bandas nuevas. Durante los recesos, escuchábamos a todas las bandas oscuras con nuestro Walkman. Sentíamos que habíamos encontrado algo extremadamente especial. Recuerdo que estábamos escuchando MERCYFUL FATE y no queríamos que ese recreo terminara nunca.

Pero para él, el underground de verdad era la escena local – bandas sin esperanzas de firmar un contrato con ninguna disquera, blandiendo las peores instrumentaciones imaginables.

– Parches de tambor hechos con radiografías y en general todo era hecho de la forma más primitiva – pero de alguna forma lograban hacer un concierto en los peores lugares de la ciudad. Sus demos eran extremadamente difíciles de encontrar, principalmente porque estaba en Cali y las bandas eran de Medellín. Mi black metal de los ochentas era PARABELLUM y REENCARNACIÓN principalmente. BATHORY y VENOM fueron los otros dos.

¿Inquisition sigue siendo una banda underground?

– No, según los estándares de algunas personas. Tenemos una exposición muy amplia, así que podrías decir que atravesamos el velo que divide lo comercial y metal de culto. El título “underground” es aplicado estrictamente en esencia ahora, representando una actitud y no sólo la limitación de la distribución. Esto es importante, porque la actitud es algo que, quizás la única cosa, que puede mantener el black metal como lo que una vez fue – música de espíritu Satanista.

Las vocales de Dagon son uno de los aspectos más impresionantes de INQUISITION. No puedo pensar en ningún otro vocalista de metal que suene remotamente similar, en lugar de ello me recuerda más al estilo de canto de garganta Tibetano – PHURPA siendo un excelente ejemplo.

– Creo que es una muy buena comparación. La ironía aquí es que no descubrí el canto de garganta hasta el 2007 cuando tocamos en Moscú y un fan Ruso me preguntó si eso me dio la idea. No sabía de qué estaba hablando así que lo investigué cuando volví a casa.

Él señala, nada conforme, que lo suelen comparar con Abbath de IMMORTAL o con Attila Csihar de TORMENTOR y MAYHEM.

– Pero nunca comparan a esos dos entre sí. Nunca intenté sonar como ellos, si mucho me inspiré un poco en Attila. Rob Darken (GRAVELAND) fue el que me hizo pensar que no gritar era más efectivo para un enfoque más oscuro al black metal. Quería que mi voz fuera menos humana; más robótica, oscura, y muerta.

 

Para complementar su estilo vcal, Dagon posee una obsesión con la robótica.

– Es algo obscuro, más allá, y élite – pueden decirnos a dónde se dirige la humanidad. Quizás sea una revelación de un pasado que ya tuvimos siendo reciclada, o una tecnología re-aprendida. Boston Dynamics es un claro ejemplo.

Para quienes desconocen Boston Dynamics – es una compañía de robótica cuyas creaciones deberían ser vistas por uno mismo. Basta decir que, ningún fan de la franquicia Terminator que se respete podría ver esto sin pensar inmediatamente “Skynet”.

– La singularidad está pasando, es hacia donde el Homo sapiens se está evolucionando. Nuestros cuerpos se hacen menos valiosos y los robots gradualmente nos reemplazan – reducidos a nada más que un vehículo cargando nuestro “espíritu”, nuestro cerebro, y nuestros pensamientos.

Este desarrollo no está exclusivamente asociado con la conveniencia añadida, pues una creciente cantidad de profesiones se están viendo remplazados por la automatización remplazando la labor manual. En el momento que escribo esto, en Junio de 2017, la cadena de hamburguesas mundial McDonald’s acaba de declarar sus intenciones de remplazar a los dependientes humanos con kioskos digitales en 2,500 restaurantes Americanos. Tras este anuncio, Wall Street reaccionó con tanto entusiasmo que las acciones de la compañía han llegado a su punto álgido de toda la historia.

– La gente está perdiendo sus trabajos, las compañías están reduciendo las fábricas y el espacio de oficinas. El ciber-mundo está aquí y dobla sus capacidades en ciclos muy cortos. A medida que las computadoras se hacen más inteligentes, nosotros nos hacemos más inteligentes – pero eventualmente nos haremos perezosos, más ignorantes, y remplazados por completo por las computadoras y los robots. Ya está pasando.

Dagon predice que los países pronto empezarán a tomar decisiones políticas basados en algoritmos de supercomputadoras, como los corredores de valores en Wall Street hacen hoy.

– Un presidente, si aún se necesitan, simplemente dependerá de su computadora para recibir consejos. Si la mente humana está vacía de razón, su espíritu es inútil – los robots serán la prueba de esto. Depende de qué tanto valor ponemos sobre nosotros mismos como especies y si podemos encontrar un propósito para la vida en general. Perder nuestro sentido de valor propio será lo que pavimentará la apropiación de los robots – creando un mundo donde sus pasados maestros humanos ya no existen. Un futuro de ciber dinosaurios rondando el planeta; máquinas sin una función de una era donde los robots servían metas humanas.

Él señala las similaridades entre este escenario y el mito de creación de los Sumerios. Los antiguos Mesopotámicos creían que los dioses humanos, los Anunnaki, solían morar la tierra – pero al encontrar los quehaceres como minar minerales dolorosamente tediosos, crearon a la humanidad como sirvientes. Esto terminó en el lamentable escenario que dejó al hombre correr libre sin supervisión.

– Abandonados y dejados aquí en los yermos a nuestra suerte, a una existencia independiente. La ironía de una historia escrita en tabletas de arcilla en las vastas y vacías tierras del Medio Oriente hace más de cinco mil años.

Esto me recuerda al transhumanismo, otro tema que conlleva iguales cantidades de fascinación como cantidades de pavor. Es un movimiento fuertemente orientado en la tecnología que busca evolucionar más allá de la corriente mental y las limitaciones físicas de ser humano. La meta es esencialmente lograr la inmortalidad a través de la tecnología – implantes, digitalización de la consciencia, revertir la edad y demás.

– La singularidad quizás borre al Homo sapiens algún día, pero quizás ocurra por una razón racional mayor. Las máquinas podrían ser la forma en la que los humanos finalmente conquisten el espacio, el obstáculo ambiental al que nuestros vehículos de carne jamás podrán adaptarse.

El subir digitalmente la mente humana es una tecnología hipotética que permitiría escanear un cerebro en busca de memorias a largo plazo y el “ser”, luego depositarlos en un disco duro. La teoría es que una computadora podría llevar a cabo una simulación del cerebro copiado, al grado que es percibido como si tuviese una consciencia. Esta replicación de espíritu entonces sería insertada en una realidad virtual – algo de lo que sin duda escucharemos más en los próximos años, o ver instalando en un procesador de un cuerpo orgánico o mecánico.

– La mente podría posiblemente ser duplicada, igual que una tarjeta de memoria que va de una computadora a otra, si estableciéramos la existencia de un alma o una consciencia. Aún así, el Homo sapiens tiene algo valioso que puede que los robots jamás tengan; emociones.

El sentimiento es lo que encuentra un propósito en la vida, una gran parte de esta conversación.

– Si los robots remplazan nuestras limitaciones físicas con versiones mejoradas de estas, el subir una mente digitalmente podría permitir que un gran espíritu o mente se instale en ellos. Esto sería increíble y me dice que eventualmente, incluso el aspecto físico de todas las ciber-especies desaparecerá.

Una noción que nos lleva a la pregunta de si el reino físico es realmente necesario para nosotros. Si la mente es la mayor cosa, él pregunta, ¿qué propósito tiene un cuerpo y por qué la biología nos dio uno?

– Esto se podría aplicar al ciber mundo – de hecho, ya es así hasta cierto punto. Eventualmente, podemos pensar de las computadoras ya no como cajas físicas con transistores y chips, procesadores y alambres – sino como canales totalmente invisibles funcionando silenciosamente. Imaginen un “red de almas”.

Esto sería un mundo en que el Homo Sapiens ya no existe en una forma física – sino un lugar en que las mentes humanas son preservadas digitalmente.

– Contenido en este reino como una red cibernética– el internet. La gente habla de el reino espiritual, pero me gustaría verlo como algo verdaderamente vivo donde ya no tenemos necesidad de lo físico. Suena como un sueño, pero mira tu entorno cuidadosamente y notarás un microcosmo de esto ya desenvolviéndose.

 

Si la singularidad tecnológica yace en nuestro futuro, me pregunto sobre qué piensa Dagon de nuestros orígenes – y a qué propósito, si tienen alguno.

– El misterio del “por qué” es la raison d’être de la filosofía. Pero incluso entonces, no hay nada en la racionalidad o la ciencia que nos de una razón para estar aquí. Quizás biológicamente tenemos un propósito en nuestra existencia, y podría decirse que es parte de una insignificante pirámide alimenticia.
¿Así que no estás convencido con las prevalentes teorías científicas sobre los orígenes accidentales de la vida?

– Si uno va a aceptar esto, primero debemos examinar la naturaleza de un accidente. Cómo ya no es un accidente debido a las ocurrencias importantes que nuestra especie ha traído al espectro de la vida.

El astrónomo Británico, Sir Fred Hoyle calculó que la probabilidad de que formas de vida mayores fuesen traidas a la existencia accidentalmente de esta manera era comparable a que un tornado barriera a través de un basurero y asamblara un Boeing 747 totalmente funcional. Sir Hoyle también señaó que lo que constituye una forma de vida por nuestro actual entendimiento de ello depende de al menos dos mil enzimas en un balance correcto, agregando lo siguiente: “¿Cómo podrían las fuerzas ciegas del océano primigenio lograr juntar los elementos químicos correctos para construir enzimas?”.

– El mundo es tan impresionante en la actualidad, simplemente debe haber una razón por la que hemos evolucionado al punto en el que tenemos hornos microondas e internet… Eso tiene que significar que tenemos un propósito. Estas son preguntas que la ciencia nos dice que no tienen razón de ser preguntadas, no hay espacio para un “por qué” – simplemente se trata de la supervivencia del más fuerte en una cadena de vida y muerte. Todo es un accidente.
Dagon cree que el por qué – la razón – sólo viene después de que le damos un significado a la vida.

– Somos dioses, somos aliens – somos la razón y la consciencia caminante. Nosotros, el Homo sapiens. Me gustaría pensar que los Sumerios tenían razón, que los aliens nos crearon. Bueno, algo hermoso es que, técnicamente hablando, tenían razón.

En el sentido de que sea cual sea la circunstancia que nos trajo a la vida, los cimientos físicos vinieron de algún lugar de lo desconocido. Incluso si hubieran sido bacterias de un aterrizaje espacial en la tierra, iniciando nuestro gateo evolutivo desde los océanos primigenios.

– Dada la inminente emergencia de la singularidad – en mil años, la humanidad contemporánea bien podría ser vista en retrospectiva como dioses de antaño, como los Annunaki en la antigua Sumeria. La razón y el propósito son lo que tú mismo hagas de ellos. Si existe realmente un poder mayor del que nos dio la consciencia para encontrar un valor y un significado, entonces nunca lo encontraremos.

El gusano jamás entenderá al Homo Sapiens, él declara, al igual que los humanos no podrían comprender a su contra parte numinoso.

– No hay razón evolutiva para que sea así. La astronomía, la biología, y la física cuántica posiblemente sean lo más cerca que hay a explicar un propósito, y podrían potencialmente incluso proveer una razón algún día. Esta iluminación académica quizás no satisface tus necesidades emocionales para comodidad celestial, porque te han enseñado un tipo de divinidad diferente a través del lavado de cerebros Abrahámico.

La razón de la que Dagon habla es más de una teoría del multiverso; él describe el universo como una extensión de otros universos mayores que, una vez vinculados, forman a la realidad como la conocemos.

– Después de la muerte, nos vamos a otra dimensión como en la misma forma de energía pero sin recuerdos de una vida pasada. Viviendo en un mundo tridimensional quizás nos de lecciones importantes requeridas para conquistar los obstáculos más complejos de otras dimensiones.

Este universo 3D quizás sea un pequeño paso en el largo proceso educacional antes de proceder a nuevos mundos multi-dimensionales.

¿Pero por qué, cuál es la meta final?

– No lo sé. Estos temas son tan complejos, pero creo que tenemos un propósito en el mundo cuántico como una fuerza de energía – lo que otros llaman un alma. Aunque la religión sea una peste horrible, no sería muy irracional el imaginar el propósito como tener un lugar en la vida. Creo que la racionalidad tiene sentido, y ser espiritual es tan racional como beber agua.

Él señala que siguiendo la simple lógica de la evolución, los humanos no habrían evolucionado para hacerse criaturas espirituales si no fuera necesario.

– Somos el animal más sofisticado que hay, en el sentido de que tenemos una mentalidad impulsada por la espiritualidad. Esta misión es una forma de supervivencia para superar el trauma y permitirnos sobrevivir condiciones extremas de modo que nuestra especie sobreviva.

¿Están la razón y el propósito reservados para quienes están al tope del ecosistema?

– Los dinosaurios reinaron la tierra por millones de años, pero te costaría encontrar mucha profundidad en su existencia. Por otro lado, ¿quién sabe si siquiera existiríamos hoy si no fuera por ellos? Si no hubieran existido, algo más podría haber emergido y habernos bloqueado de elevarnos en la pirámide alimenticia.

En ese sentido, se podría decir que los dinosaurios tenían un propósito; vigilar la piscina de génes.
– El propósito de la vida seguirá sepultado hasta que entendamos por completo el verdadero sentido de la razón. No creo que sepamos nada. Creemos que sabemos mucho de nosotros mismos, para poder mantener la confianza en que no hay un “por qué”.

 

Dagon dice vehementemente que la “espiritualidad” no tiene nada que ver con confiar en lo inexplicable sin ninguna prueba – ciertamente no requiere “tener fe” en algo.

– Me gusta ver el ser espiritual como un instinto humanoide por cuestionar y buscar explicaciones racionales de lo desconocido sin involucrar misiones predeterminadas por un dios. Eso sería religioso, que es algo diferente enteramente.

¿Puedes explicar la diferencia?

– Si mi consciencia posa una pregunta como el por qué el sol es caliente y luego nota cómo sus rayos engendran vida, probablemente lo veré como algo mágico e impresionante y espiritualmente inspirador. Quisiera llegar al fondo de esto para entender cómo y por qué sucede. Una persona religiosa por otro lado, inmediatamente atribuirá cualquier tipo de función solar a “los dioses” – y así obstinadamente rechazar todas las explicaciones lógicas posibles.

Cuando Dagon se refiere al “espíritu”, él habla de una fuente de esta inspiración. El aspecto racional de la humanidad es el encontrar explicaciones lógicas, simultáneamente saciando su sed espiritual por la sabiduría.

– No es la religión, ni es dios – es nuestro “espíritu”, o actitud, que evolucionó al hombre desde iluminar su cueva con fogatas hasta debatir sobre filosofía en la antigua Grecia, y luego nos movió a las ciencias de la Europa medieval, el Medio Oriente, y Asia.

Los conceptos de INQUISITION toman bastante de metáforas usadas por nuestros antiguos ancestros para racionalizar tanto los universos múltiples como la existencia en sí. Dagon dice que aunque quizás haya cuentos escritos hace miles de años, fueron los primeros dominós contemplativos en caer – dando comienzo a la misión del hombre por entender y buscar la razón.

– Y aquí es donde yace el problema. La ciencia clama que no hay un porque en el universo, no hay propósito y no hay lógica. Yo acepto esto, debo aceptarlo. Es esta misma falta de razón – de un “porque” para explicar nuestra existencia – que el Homo sapiens evolucionó en una dirección espiritual y comenzó a buscar un significado.
Y entre más descubrimos, él dice que más complicado se hace el entender – razón por la cual la humanidad desarrolló una explicación científica como un mecanismo de defensa.

– La religión está muriendo; la ciencia la está conquistando, por así decirlo… Pero el espíritu humano siempre estará aquí como una forma de sobrevivir y buscar lo inimaginable. El espíritu es la actitud, la espiritualidad es la metodología de aplicarlo a tu perspectiva. Si ves una roca – simplemente es un pedazo de piedra, pero también puedes cuestionar qué es y cómo llegó ahí en el primer lugar.

Dagon dice que si su espíritu está dispuesto, incluso un ateo puede encontrar increíbles cosas en una roca.

– Desafortunadamente, la espiritualidad muchas veces se convierte en religión – ahondado en las áreas equivocadas y nublando la mente con mentiras. Esa es la razón por la que la religión siempre se ha opuesto a la ciencia, mientras que la espiritualidad jamás rechaza la lógica y los hechos. En algunas veces, es lo que encendió la iniciativa de explorar en el primer lugar. ¿Por qué investigar algo si nada tiene sentido?

  • John Forero

    Creo que es uno do las mejores comentarios que he podido leer en lo tocante al mundo del metal. Es realmente interesante saber qué piensa y cuál es la visión de mundo que tienen los artistas que de alguna forma te hacen vibrar con sus hórridas y lóbregas manifestaciones.