Loading...
Menu
Solstice

Solstice

Por Niklas Göransson
Traducido por Ulises Lombana

“White Horse Hill”, el tercer álbum de las leyendas del metal inglés Solstice, finalmente está aquí – veinte años tras su predecesor. El enérgico líder, fundador y guitarrista Rich Walker declara sus intenciones de rebeldía y nunca rendirse.

– Definitivamente es satisfactorio ver el nuevo álbum completado, pero el complejo proceso que nos involucró grabándolo resultó ser de las experiencias de estudio más frustrantes de las que he vivido. Muchísimos problemas se manifestaron, desde lo trivial hasta algunos que casi resultaron en desechar el álbum. Sigue estando fresco en mi mente, el horror de lidiar con alguien que se supone que está haciendo su trabajo y prestando atención – viendo que nosotros en la banda estábamos pagando por el tiempo del estudio – sólo para que este individuo en cuestión esté demasiado ocupado publicando en el puto Facebook en lugar de estar concentrado en la sesión. Una cosa que resalta en mi mente fue Andy (Whittaker, guitarrista) disculpándose conmigo por la falta de progreso en el día cinco de la grabación inicial. Pero no tenía que hacerlo, no era su culpa.

Rich explica que todo el asunto ha sido una gran curva de aprendizaje.

– No me llevo particularmente bien con el proceso de grabación digital, estoy hecho para grabar directo a la cinta con el mínimo de modificaciones posibles y así. Pienso que también podría ser el hecho de que la gente que prefiere la ruta digital tiende a tener una ética de trabajo curiosa de grabar tantas tomas como sea posible en lugar de hacerlo bien desde el comienzo – esto parece ser práctica estándar en la actualidad. En ese aspecto, la lección aprendida fue que necesitamos ensayar más como banda. También debo calmar mis impulsos de cambiar las cosas hasta el fin… O quizás no, simplemente no sería un álbum de SOLSTICE si no cambiara las cosas al último minuto.

Ha sido implicado en entrevistas previas que Rich rara vez se apresura con la música. El vocalista Paul Kearns mencionó en nuestra conversación de 2016 que el vehemente guitarrista es probablemente “el tipo más meticuloso” que jamás se ha encontrado en una banda.

Paul tiene razón. Es el peor tipo de trastorno obsesivo compulsivo que podrías imaginar. Me siento ahí, escuchando un demo o una mezcla cruda y de repente se empiezan a formular nuevas ideas en mi mente. Me doy cuenta de que debo llevar a los demás hasta el punto de querer matarme cada vez que vamos al estudio, ¡pero imagina cómo es para mí! Casi me lleva al punto de las lágrimas porque me cuesta articular musicalmente la imagen que tengo en mi cabeza. Quizás si fuera un virtuoso entrenado por profesionales nacido en un trasfondo privilegiado en lugar de ser un grueso niño de la clase trabajadora de una casa del concejo habría tenido más éxito – o respeto – en lo que hago. Aún así, me es un gran placer que las cosas finalmente se estén desenvolviendo y poder escuchar el resultado final.

Rich explica que pese a sus inclinaciones poco ortodoxas, su proceso creativo es prácticamente el mismo que el de cualquier banda.

– Primero compongo secciones de música que aprendemos como banda, probando diferentes patrones y tempos de batería para ver qué funciona mejor. A lo largo de los meses subsecuentes continuaremos construyendo la canción por medio de probar tantas variaciones como sean posibles. Esto funciona para mí, nunca puedes estar seguro de que no te encontrarás con un “accidente feliz” cuando lo haces así en lugar de escribir todo en casa, llevarlo al lugar de ensayos y decir “¡Esto será así!” Le doy a Paul un título de canción y un concepto temático y él se escabulle a escribir letras. Finalmente. Andy compondrá el “gran” solo principal con tanta empatía por la canción como pueda. Y cuando todo está completo, y sólo entonces – decidiré cambiar algo sólo para molestarlos, ¡jaja!

¿Te consideras “old-school”?

– Mierda, ¡odio ese término! Preferiría llamarnos músicos ludistas que rechazan lo más posible estos métodos modernos de escribir y grabar. Andy y yo creemos firmemente que se deben hacer demos y las canciones nuevas deben ser introducidas a la presentación en vivo lo antes posible, de modo que tengan la oportunidad de cambiar y mutar y permitirnos estar más cómodos con ellas – que la audiencia sea familiar con la canción o no, no importa. En la actualidad, hay demasiado énfasis puesto en el producto final y su sensación limpia. Claro, hay otro tipo de aproximación, cuando escribes la mayoría del material en el estudio, ¡pero esa mierda está mal! Aún así, admiro la aproximación de, digamos, Tom de WHILE HEAVEN WEPT – ellos ensayan su material, no hacen un demo y sólo se van y pasan meses y meses en el estudio perfeccionando con precisión En ese aspecto compartimos el objetivo común del perfeccionismo, sólo que una forma diferente de hacerlo. Nadie puede dudar de la calidad de las grabaciones de Tom o de su dedicación al arte.

Él agrega que si uno no tiene ninguna intención de ser meticuloso al componer música, uno “bien podría irse a la mierda”.

– Hay una escena creciente, particularmente en el sub género doom metal en Inglaterra, en el cual la gente simplemente está contenta con aferrarse al pasado; un par de riffs hechos polvo de BLACK SABBATH y CANDLEMASS junto a letras cómicas sobre hechiceros en bosques de perdición en medianoche o alguna mierda así, y al mismo tiempo poniéndose chalecos muy grandes para sus cuerpos con parches de nuevos de BLACK SABBATH, o ropa gótica estilo Matrix y un par de crucifijos tamaño Iommi. Sólo me puedo reír de estas bandas. No es un estilo de vida para ellos, sino un intento de establecer su carrera en música y tener vacaciones pagadas en el extranjero tocando para tres hippies y un puñado de metaleros en los 70,000 “festivales de doom” en Europa. Lo he visto todo antes, es mierda.

Rich dice que hacer las cosas bien o no hacerlas del todo es la clave a la autenticidad; hay que estar orgulloso de tu propia música o corres el riesgo de parecer un oportunista de carrera o alguien más que sigue la moda.

– Quizás se me escapa algo pero en los 80’s éramos, y aún somos, vehementes por hacer las cosas “correctamente. No tengo tiempo ni dinero que desperdiciar en bandas que parecen hacer las cosas a medias vendiendo encendedores con sus logos o preguntarle a sus fans en las redes sociales de qué quieren que trate el próximo álbum. Lo que constantemente busco es la secuencia de notas que se sienta “bien” cuando son tejidas junto a un ritmo de percusión – buscar ese momento eureka cuando todo cae en su lugar… ¿Pero puede haber algo más cansino que no poder dormir a las 3 a.m porque tienes una idea para un riff o una melodía? Y te levantas de la cama y te apresuras por grabarlo, no sea que lo pierdas para siempre. Realmente es algo puro y mágico el no sólo moverte a ti mismo, sino también mover a otros con lo que creas.

Solstice: – Ian Buxton – bajo, Rich Walker – guitarras, Paul Kearns – vocales, Rick Budby – batería, Andy Whittaker – guitarras

 

En la encarnación actual de la banda, él anuncia, querían un ligero ajuste en términos de composición, pero manteniendo una sensación de continuidad.

– Esa es la razón por la que “White Horse Hill” tiene menos palm-mutes, acordes abiertos más grandes, y capas de guitarra. Silenciar bajo los solos en lugar de a través de versos hace que suene conciso y da una oportunidad a las guitarras principales de brillar. Cambiamos muchas cosas a como solían ser. Había una aproximación real y honesta en la que no sentimos ni necesidad ni impulso de repetir lo que habíamos hecho antes. Definitivamente mucho menos de los obvios elementos folclóricos “hey-nonny-no” más bien apropiados para el sub-sub género de folk metal celta. Sin al menos intentar evolucionar habríamos arruinado no sólo para nosotros una oportunidad de ocupar un nicho aún más oscuro en la tabla periódica de metales pesados, sino también a la gente que compra nuestros álbums y nos viene a ver. ¿Por qué convertirte en una banda tributo a ti mismo?

Rich dice que a juzgar por las quejas que ha leído en internet, el cambio desde sus oscuras y crípticas letras a las letras de Paul; más profundas y de estilo oral-folk, ha desagradado a muchos.

– Como yo lo veo, no soy el que las está cantando y prefiero su aproximación. Las letras de Paul tienen tanto significado y bien pensadas y de hecho encajan más con nosotros en nuestra forma actual. Por cierto, he leído quejas sobre la música también – probando que lo que sea que hagamos, siempre desagradará y confundirá a algunas personas. Finalmente, lo que ponemos en la cinta es dictado por nuestra elección como una banda y los originadores de la música; no por críticos hablándole al vacío digital. Recuerdo muy bien cada paliza escrita que hemos recibido cada vez que lanzamos un álbum, y cada álbum fue programado por los reseñadores. Con la excepción de una pequeña minoría de escritores que aprecian lo que hacemos, no veo razón por la que cambiarlo. Y tampoco veo una razón para dejar de hacer música sólo porque a ellos no les guste.

Él menciona que otra aproximación fresca para “White Horse Hill” fue el énfasis incrementado en la calidad de la composición por encima de poner una secuencia de buenos riffs juntos, como había sido el caso en el pasado.

– Con Paul en las vocales, ciertamente ayudó que por fin teníamos a alguien que podía concebir el sentimiento en las letras. También tuvimos en cuenta que tenemos un guitarrista diferente y mucho más competente en Andy, lo que nos da muchas opciones melódicamente. Una de las cosas más curiosidad fue cuando reproduje el vinilo de promoción en 33rpm en lugar de las 45rpm para las que está diseñado el álbum, podía escuchar perfectamente todo lo que tenía en mente musicalmente o lo que me inspiró, ¡jaja!

¿Y qué te influenció, musicalmente?

– En una vieja entrevista con… Isten, creo, que los pilares del metal a los que nos adherimos eran BATHORY, CANDLEMASS, MAIDEN, el viejo MANOWAR y CELTIC FROST. Realmente sigue siendo igual pero con la excepción que incluí elementos de uno de mis favoritos de la adolescencia – el periodo intermedio de ADAM & THE ANTS; “Kings Of The Wild Frontier”: Marco Pirroni fue un fantástico e infravalorado compositor, al igual que la banda en sí, en mi opinión… Imagina su estilo tocado con guitarras muy pesadas y tendrías la música más indudablemente épica y emocional jamás grabada en un vinilo. No hace falta tener mucha imaginación para escuchar y apreciar lo geniales que eran. No es el gusto de todos, lo sé, pero aún así tampoco lo son tales como FOTHERINGAY o STEELEYE SPAN.

 

En Febrero de 2018, tan pronto como el mastering y la mezcla fueron completados, la banda lanzó “White Horse Hill” en Bandcamp.

– De esta forma recibimos de vuelta un poco del dinero que gastamos inicialmente y generamos un interés en la versión física. Hasta ahora, está muy bien hecho y estamos sorprendidos por la cantidad de descargas que tuvo. En cuanto al lanzamiento en físico, sólo sentí que era el momento correcto para hacer acuerdos de licencia para cada formato en territorios diferentes. Me había cansado de empacar órdenes, viajes sin fin a la oficina postal, lidiar con preguntas de email. Es mucho trabajo, y es tiempo que preferiría gastar escribiendo nuevas canciones o algo más relacionado a la banda.

El nuevo álbum estará disponible en los formatos usuales eventualmente en 2018 – para el mercado europeo, Invictus Productions lanzan las versiones en CD mientras que Iron Bonehead se encarga del vinilo. Dark Descent publicará ambos formatos en Norte América.

– El cortejo más humoroso fue de una gran disquera bien conocida basada en Alemania y Estados Unidos. Nos ofrecieron un adelanto de dos mil libras para grabar el álbum, las que podríamos pagar de vuelta por medio de las regalías y – la cereza en el pastel de mierda – ellos se quedarían con los derechos. Finalmente, nos decidimos por disqueras que sentimos que están en la misma página que nosotros y que harían el mejor trabajo. Las tres están bien establecidas y están creciendo, pero destacamos demasiado musicalmente entre sus otras bandas. No creo que eso sea algo malo necesariamente. Lo DIY y las licencias son la única forma de hacer las cosas para una banda como nosotros. Así que en resumen, estoy feliz con el resultado de este tipo de relación de trabajo que tenemos ahora. Ya no firmamos contratos, sólo hacemos un trato de caballeros con las disqueras en que confiamos y luego pagamos la grabación y el arte de portada nosotros mismos. De esa forma nos quedamos con los derechos y somos libres de hacer lo que queramos, cuando queremos.

Ahora que han llegado al punto en que pueden hacer esto, ¿hay alguna sensación de “haberlo logrado” como banda?

– ¿Haber logrado qué? ¿A dónde? Esa expresión implica que no estás haciendo música por el placer de crear arte sino que por fin has conseguido la dignidad que te dará camerinos compartidos con celebridades. Simplemente no lo entiendo. Mi única razón para tocar es el amor que le tengo a este estilo. Le guste a quien le guste, seguiría siguiendo el mismo camino y haría cintas del álbum y las regalaría. Aún así, debe decirse que nos damos cuenta de la suerte que tenemos al tener ofertas de una multitud de disqueras y que nuestras ventas son lo suficientemente saludables como para tener una elección de hacer los álbums lo mejor posibles no sólo musical sino visualmente también. Quiero decir, ¿qué otra banda se te ocurre que sea tan pasional como para mandar a hacer a mano 200 vinilos y enviarlos gratis a todo el mundo? No como un acto publicitario, sino porque genuinamente apreciamos el apoyo que recibimos. Para mi dice muchísimo que estén en las manos de las personas a las que les regalamos una copia.

Rich se refiere al vinilo demo de 2016 “To Sol A Thane”, que fue impreso en una edición limitada y luego regalado a amigos y a seguidores. Teniendo en cuenta su conocido desdén por la cultura de internet, me pregunto cómo Richard se toma su rol como el manager de marketing online y de redes sociales de SOLSTICE.

– Personalmente lo encuentro extraño, publicar links a Facebook a cada reseña que tu banda ha tenido – es casi como si no tuvieras nada mejor que hacer o no eres más que un niño en busca de atención. Tenemos una especie de política auto-impuesta de publicar públicamente sólo cuando creemos que tenemos algo interesante que decir. Las reacciones positivas son geniales – gracias por eso – y las apreciamos más de lo que la gente jamás podría saber, pero no es la razón por la que tocamos en una banda. Las reacciones negativas son cómicas, principalmente de gente que simplemente no entiende lo que estamos haciendo, o en el peor escenario posible, por alguien que quiere saldar cuentas.

¿Pero sin dudas las reseñas ayudan con las ventas?

– Estoy seguro de que ayudan a vender más álbums pero personalmente no leo reseñas antes de escuchar una banda. Usualmente, le doy un vistazo a la portada y a los títulos de canción y eso será suficiente para decidir si investigaré más. Si ya me gusta una banda, escucharé su última grabación sin importar lo que digan los críticos. Una banda que atrapó mi interés era WARRYOR de Estados Unidos, ahora conocidos como BLACK TORA. Su demo de 2007 era la mezcla perfecta de PRIEST y SABBATH con DIO; composición perfecta y guitarras que te harían morir, ¡una gran banda!

SOLSTICE en tour en los 90’s solía ser considerada como una especie de disturbio errabundo. Tengo curiosidad por qué opina Rich de la vida en la carretera ahora en una edad más madura.

– Admito que le hemos bajado el tono ligeramente a lo de beber cervezas – pero no mucho – pero con la edad avanzada vienen otras responsabilidades como nuestros hijos y cuidar de nuestra salud. Pero créeme, a juzgar por algunas de las bromas crueles que hacemos cuando tomamos y reímos, el espíritu nunca morirá. Nunca te rindas, como nos gusta decir. No es con poco orgullo que podemos reclamar el haber sido los últimos hombres de pie en el bar del festival Metal Magic. Cuando nos tambaleamos de regreso al hotel a las 9 a.m, nos encontramos con bandas que ya habían ido a la cama. De hecho, mientras entrábamos al autobús que nos llevaría a nosotros y a la audiencia del festival de regreso al aeropuerto, yo y Andy decidimos tomar el control del vehículo en nuestro estado ebrio. Cuando encendió el vehículo, yo tomé el micrófono y empecé a hacer chistes políticamente incorrectos a un autobús lleno de gente que no hablaba inglés. Naturalmente, el conductor y su compañero que estaban afuera fumando se sorprendieron cuando escucharon el motor encendido y el torrente de obscenidades saliendo por los parlantes del autobús. Poco después fuimos sacados de ahí y sólo nos dejaron entrar al autobús si nos sentábamos en asientos separados, como niños malcriados en el colegio.

Rich dice que son momentos como esos los que proveen los mejores recuerdos, bromas infantiles que son inmensamente más entretenidas cuando se han tenido un par de bebidas.

– Otra que viene a la mente de hace un par de años fue en el festival Hell’s Pleasure. Un tipo se había desmayado en uno de nuestros baños portátiles en el camerino. Como siempre siendo un ciudadano ejemplar, en un esfuerzo por ayudar al pobre hombre y levantarlo, hice que la cosa se cayera. El resultante torrente de mierda y orina y gritos desgarradores cuando el tipo fue arrastrado por la puerta en un tsunami fecal trajo muchas lágrimas de alegría a mis ojos. Incluso eso empalidece en comparación a cuando Andy se robó a un anciano en silla de ruedas en un aeropuerto italiano. El escándalo consecutivo cuando se impulsó más allá de la policía del aeropuerto, bebiendo una botella de whiskey y empujando la silla de ruedas lo más rápido que podía fue una de las cosas más graciosas que he visto en mi vida. Ciertamente, el anciano pudo haber sido herido seriamente – al igual que Andy con lo ebrio que estaba – pero ese impulso de adrenalina momentáneo de no comportarse en público hizo que los posibles peligros valieran la pena. Simplemente, no pretendemos perder este juvenil sentido del humor, la habilidad de divertirnos en oportunidades de hacernos reír por hacer algo estúpido es probablemente una de las mejores medicinas contra las enfermedades que son la complacencia y la mediocridad.

¿Sigues imponiendo tus estándares de volumen Taliban?

– Bueno, como sabemos, “Taliban” traduce a “escolar”. ¿Es posible tener un “nivel de volumen escolar”? Creo que fue el año pasado que decidí hacer un compromiso en una sala de conciertos en particular porque el ingeniero de sonido era un puto debilucho. “Bájale el volumen, ¡bájale el volumen o no tocarán!” él gritó. “Vete a la mierda, bastardo suave” le dijimos. Era como un concierto de heavy metal confundido con una especie de convención de lavandas. Me sentí engañado y sentí que engañaba a la audiencia. Querer que las cosas sean amables y seguras es hacer las cosas mal; no me importa una mierda la pérdida de la audición. Es casi un rito de paso para todos los que pasan por ello, siempre sin falta. Si no despiertas la mañana siguiente con la cabeza zumbando por el volumen extremo y la pesadez de la música, el sabor en tu boca como si un vagabundo hubiera dormido ahí, entonces algo no estaba bien contigo o simplemente estuviste en el concierto equivocado.