Loading...
Menu
Slidhr

Slidhr

Por Niklas Göransson
Traducido por U.

El faro irlandés de misantropía black metal, Joseph Deegan de Slidhr, hace otra apariencia para presentar “The Futile Fires Of Man” – un viaje conversacional que nos lleva hacia un enérgico debate sobre los méritos existenciales del hombre, la bestia, y la tecnología.

“The Futile Fires of Man” fue grabado entre Islandia e Irlanda a finales de 2017. El proceso se separó un poco – hicimos la pistas de batería en Studio Emissary, el bajo en el estudio casero de Garðar, y las guitarras, vocales, la mezcla y el mastering, en mi propio estudio aquí en Dublín. El material nuvo ciertamente es SLIDHR, de hecho se siente más cercano a las primeras composiciones que grabamos. Pasé la mejor parte de un año escribiendo este nuevo álbum y el resultado suena poderoso.

A juzgar por el título, las políticas de SLIDHR sobre la lucha existencial de la humanidad no parecen haberse suavizado significativamente.

– Estás en lo cierto – en las letras, mi fatiga hacia mi propia especie no ha disminuido. Los temas son bastante amplios en ocasiones y no reducidos sólo a eso, pero siempre está presente en alguna forma. Este es un medio que permite a mi mente navegar a través de otras áreas de expresión, afortunadamente.

Mencionaste en nuestra conversación previa que tu proceso creativo típicamente es un asunto bastante agotador – ¿cómo fue esta vez?

– Nada que merece la pena es fácil. Aunque gratificantes en muchos niveles, debes trabajar duro para ganarte las recompensas. Encontrar tiempo para esto mientras intento lidiar con la vida diaria puede ser sumamente estresante y demandante. Para mí, SLIDHR merece mucho tiempo y esfuerzo, sin importar las opiniones o atención externa. Es en iguales partes una labor de amor y una obsesión insana; a veces sería más fácil olvidar todo este asunto de la música, pero es poco probable que eso pase en este punto.

Joseph no es sólo un músico activo, sino también un artista visual. Dado que suelo conversar con los multi-talentosos, me pregunto si ambas expresiones artísticas yacen de la misma fuente.

– El arte visual y la música definitivamente pueden nacer de la misma inspiración, pero depende bastante del proyecto en cuestión. Cuando pinto sólo porque quiero pintar, es bastante similar a la composición de la música en muchas maneras. Sin restricciones y sin un cliente en mente, es puramente catártico. Crear arte para otras bandas es otra historia totalmente; los músicos son de los mayores dolores de culo imaginables, razón por la cual generalmente sólo acepto encargos de arte de personas que conozco personalmente

Joseph se gana la vida principalmente con su trabajo de tinta. Apuesto que le encanta conversar con sus clientes aficionados a los tatuajes.

– Comencé a tatuar en 2003, así que hasta ahora he conseguido una buena reputación y también una clientela fuerte y leal. Tengo la suerte de trabajar sólo por citas privadas actualmente, pero no siempre fue así. He pasado muchos años en tiendas callejeras lidiando con el público general. Como es de esperarse, en este sentido es un trabajo que requiere de mucha paciencia. Aún así, esos años me enseñaron mucho – estoy agradecido por la experiencia y he aplicado mucho de esa ética de trabajo en mi situación actual. Me considero extremadamente afortunado de tener una ocupación por la que siento pasión y que jamás doy por hecha. Las opiniones personales se quedan en la puerta cuando estoy trabajando. Mis clientes siempre son tratados con el respeto que merecen; cuando tatúo a alguien, siempre tengo en mente que me están pagando por un servicio. Llevarán ese tatuaje por el resto de sus vidas, no yo. Así que con esto en mente, siempre hago lo mejor que puedo para capturar su visión. Muchos tatuadores de hoy en día están forzando las últimas modas de internet en sus clientes y esto es algo que no se siente bien para mí. El concepto de un tatuaje debería ser secundario a la técnica en muchas maneras y como un artista, uno debería aplicar un tatuaje hábilmente sin importar cuántas interacciones de redes sociales pueda elicitar.

Bjarni Einarsson – batería, Garðar S Jónsson – bajo, Joseph Deegan – vocales, guitarras. Foto: Agnes Alexis

 

– La última vez que hablamos, Joseph profesó opiniones incendiarias sobre la escena del black metal actual y, si no me equivoco, nos trae sentimientos similares esta vez.

– Es bastante gracioso en distintas maneras. Habiendo estado alrededor de este tipo de música por tanto tiempo, naturalmente verás muchas distintas modas irse y venir. Los mismos veinti-algos que están gobernando la escena a día de hoy eran niños emo de Myspace hace no mucho tiempo. Flirtear con símbolos rúnicos que son lo suficientemente controversiales para ser “edgy” pero lo suficientemente seguros para no meterse en problemas es la moda de hoy en día. Otro elemento tóxico es el flujo de punks sobrantes y tipos de izquierda que sienten que es su derecho dictar quién puede y quién no puede tocar en ciertos conciertos y festivales.

Él dice que el black metal siempre ha sido extremo en muchos aspectos, que es la razón por la que atrajo a estas personas en primer lugar.

– Entonces, cuando se dan cuenta de la incómoda verdad sobre las políticas de las bandas e individuos involucrados, se van llorando con sus amigos antifacistas. Aprovecharé esta oportunidad para declarar que nunca juzgaré a un hombre por su raza o nacionaliad, sólo por sus acciones. Yo no escogí nacer en Irlanda y no escogí ser blanco. Eso aplica para todos nosotros, no puedes estar orgulloso de algo que no lograste por tu cuenta. Pero sí escogí rechazar el cristianismo y a la propaganda de mierda que se nos enseña en las escuelas religiosas y estatales. Mis políticas no son ni de izquierda ni de derecha, y me mantendré en mis asuntos en cuantos a las tuyas; si esto es muy difícil de comprender entonces no eres digno de respeto recíproco.

Después de que publiqué el previo artículo de SLIDHR y luego uno sobre Nuclear War Now! en uan corta sucesión, porciones de los lectores lamentaron que no adopté mi acercamiento antagonista usual en ninguno de los segmentos sobre veganismo. Y ahora henos aquí. Se me ocurrió que algunas de las críticas que Joseph profesa hacia el black metal podrían, con algo de modificación, ser aplicables al movimiento vegano. Ambas son culturas consumidoras que dominan predominantemente en áreas urbanas. Ambas tienen conjuntos de éticas, una subcultura, y también un lado comercial mercadeando productos disfrazados como algo que no son; pues la mayoría de comida vegana es vendida como análogos de carne; jamón de tofu esto y tocino vegetal lo otro. Además, el consumo de estos bienes promueve el sentido de un propósito espiritual e ideológico en los grupos que lo consumen – muchas partes de estos grupos basan su identidad en torno a esto, creyendo que portan una especie de verdad superior, elevándolos sobre la chusma ignorante, y por lo tanto adoptan una actitud desdeñosa hacia los demás.

– Yo considero que el factor común entre ambas culturas es el todo-poderoso internet, ambas son vulnerables a humanos virtuales uniéndose a la moda. Depende bastante de cómo lo veas. Claro, todos conocemos veganos que son tontos pasivo-agresivos a quienes generalmente les importa más contarle a los demás sobre su veganismo que ayuda a los animales. Usualmente sólo están adaptándose a una dieta y un estilo de vida que está de moda sólo porque se considera genial en este momento particular. Esto es irritante, pero si educa a más personas y reduce el holocausto animal, es una cosa predominantemente positiva. Cualquier cosa cuyo objetivo sea el beneficio de los animales sólo puede ser buena.

Joseph dice que la creciente popularidad de las carnes falsas y otros productos veganos tiene poco que ver con la ideología y mucho más que ver con el capitalismo.

– ¿Pero qué tan “reales” son los productos de carne? La mayoría de las personas sólo come carne animal una vez ha sido curada, ahumada, sazonada, y preparada en ciertas maneras – pero cuando haces lo mismo con vegetales por alguna razón se convierte en “falsa”. Y esos mismos paralelos se pueden aplicar a cualquier subcultura, sin importar qué tan opuestas sean sus éticas. Estoy seguro que muchos carniceros y cazadores tienen dimes y diretes entre sí tanto como los veganos. Defintiivamente es un problema mayor que pertenece al comportamiento humano en general y no a ideologías específicas.

Tras un vistazo superficial, observando el punto en la historia humana en que la filosofía vegana se levantó y cuándo comenzó a popularizarse, parece haber una concurrencia con la urbanización occidental más que por el sentido de unidad con la tierra. Se ha dicho que quien está verdaderamente vinculado con la naturaleza reconoce el claramente infinito ciclo de muerte y renacimiento inherente en ella, un proceso que no discrimina entre homínido o bestia siendo depredados. Que la naturaleza es cruel, injusta, brutal, y despiadada – y ninguna cantidad de efusión emocional humana jamás cambiará eso.

– Y eso es lo que es hermoso de la naturaleza. Puedes pensar que es cruel, y lo es, ¿pero injusta? La naturaleza es tan indistinta como es posible. No nos juzga como percibimos que lo hace, como seres sensibles, es lo que es. Ninguna cantidad de postureo en favor de la humanidad cambiará eso, hay un ciclo de vida y muerte pero no nos corresponde a nosotros tomar las decisiones. Deberíamos conocer nuestro lugar en el orden, y ese lugar no es en la cima – eso es seguro. Comparar nustras preferencias dietarias con el ciclo de la naturaleza es de hecho bastante hilarante y tremendamente arrogante.

Hay una creciente ciencia emergiendo que habla sobre lo que tradicionalmente consideramos sintiencia no sólo en la fauna sino también en la flora. Conduciendo un estudio en 2017, la Aarhus University en Holanda descubrió que los árboles tienen una especie de pálpitos cardíacos; laten sólo una vez cada dos horas aproximadamente, es tan lento que nadie lo había notado antes. El corazón humano se expande y se contrae con el fin de transportar la sangre a través de nuestras venas – el tronco de un árbol hace lo mismo, bombeando agua desde sus raíces hasta su corona. El mismo equipo investigativo demostró cómo los árboles de abedul entran en un estado similar al sueño; en un intento de conservar energía, las ramas que invierten sus días en alcanzar la fotosíntesis solar se desploman apenas cae la noche. Si estuviese científicamente propbado, lo suficiente para convencer a Joseph, que las plantas poseen una consciencia compleja que signifique que están tan vivas como cualquier animal o humano, tengo curiosidad por si tendría algún reparo por ingerir productos basados en la vegetación.

– Ese es un no-argumento bastante viejo para descreditar el veganismo, es comparable con la falacia de la “isla desierte”. El hecho simple es que no son sintientes; no poseen un sistema nervioso central ni un cerebro y no procesan el dolor de la misma forma en que los humanos o los animales. Incluso si, por argumentar, los llamamos sintientes, aún así no tendría sentido matar animales en la forma que lo hacemos hoy en día. Sólo para alimentar al ganado tenemos que matar incluso más plantas, contrario a si nos alimentáramos de ellas directamente. El argumento por el veganismo sigue siendo el único argumento lógico.

¿Tienes algún pensamiento sobre por qué el veganismo está principalmente concentrado en las áreas metropolitanas?

– No estoy seguro de que lo esté. En muchas ocasiones me he sorprendido al encontrar restaurantes veganos y opciones en lugares que no habría pensado. Pero en general, más personas significa mayores demandas por ciertas cosas. Esto también puede diferir entre países. Las áreas rurales definitivamente están desensibilizadas al abuso animal por la industria agraria, donde los animales son vistos como objectos y nada más. Cuando la demanda por el producto animal disminuye, el model se adaptará para hacer dinero. La ética no es un problema para esa gente sino más bien un fin para sus medios.

Dado que mi entrevistado ha dicho que vivir en la ciudad acaba con la conexión del hombre y la naturaleza, algunos podrían sugerir que un síntoma así es una susceptibilidad a ideologías que son incomptaibles con vivir a la merced de los elementos. La mayoría, si no es que todas, de las culturas nómadas de la tierra, dependen del ganado – si el veganismo global fuese forzado, tendrían que establecerse en ciudades y aprender nuevas tareas.

– Vivir en ambientes hostiles formará lo que hagas como supervivencia. En los escenarios de hambre más extrema, las personas han sucumbido al canibalismo; eso no necesariamente lo hace la solución ideal. Si tus alrededores son así de insostenibles, quizás te debas cuestionar por qué terminaste ahí en primer lugar. La naturaleza provee más que suficiente para nosotros – la permacultura es la única opción sensible para un futuro sostenible.

The Futile Fires of Man. Arte por Joseph Deegan.

 

Mientras me preparaba para esta conversación, re-visité nuestro previo contacto. Tuve un par de ideas mientras leía el segmento en el que Joseph expresa un anhelo por un estado de vida más natural y primitivo – opuesto a nuestra sociedad de alta tecnología – y de sus esperanzas de llegar a esto a través de un apocalipsis social. Puedo simpatizar con la noción de dejar atrás el concreto, las luces de neón, y a quienes florecen en esas condiciones, pero nunca podría soportar la idea de dejar la tecnología. Por más patético que suene, probablemente preferiría perder una extremidad que el internet. Soy un absoluto entusiasta del conocimiento y la ciencia y también de las discusiones de estos temas, y nada de esto existiría o sería accesible a los estándares de hoy en día sin los avances tecnológicos. ¿Valdría realmente la pena, me pregunto, el sacrificar todo el conocimiento acumulado de la humanidad para forzarnos a estar más cerca de la tierra?

– Sí, saboreo el deseo de que la naturaleza presione el botón de reinicio como un “vete a la mierda” en general a nuestra insufrible arrogancia. Pero, si somos tan inteligentes como creemos que lo somos, podríamos tener lo mejor de dos mundos. Yo disfruto poderosamente de leer e investigar varios temas en el internet, es un recurso fantástico. Esto no quiere decir que mi colección de libros sea obsoleta. Por el contrario, aún considero que los libros antiguos tienen mucha información valiosa que no está disponible en internet. Pero también recuerdo con pavor los días en que enviar cartas era la única forma de escribirle a alguien. Tenemos el potencial de ser mejores especies, pero continuamos fleccionando nuestros músculos e intentando domintar a la naturaleza; es completamente inecesario.

Sobre el término “natural” – podría decirse que la sociedad como es ahora, en términos de revolución post-industrial, es un resultado directo de la naturaleza humana. Si nuestros ancestros del siglo 19, o cuando fuese que Joseph considere que dejamos el mundo natural atrás, simplemente hubiesen decidido dejar de perseguir innovaciones científicas, habrían estado llendo directamente en contra de sus características homínidas innatas.

– Las poblaciones grandes son muy fácilmente manipuladas por el tipo de sistemas de gobierno que tenemos a día de hoy. Los avances tecnológicos reales no deberían ser dañinos al medio ambiente; de lo contrario deja de ser progreso. La cosa es que, no deberíamos tener que sacrificar nuestra tecnología para volver a una vida más simple. Por el contrario, el conocimiento debería hacer que las transiciones así no tomasen esfuerzo alguno. Podemos tanto mejorar nuestra calidad de vida y avanzar nuestro conocimiento, la humanidad podría tener lo mejor de dos mundos pero en lugar de ello, le permitimos a nuestra tecnología supuestamente inteligente el embrutecernos. Este viaje a través del ego también ha sido responsable por la pérdida de sabiduría invaluable que poseíamos en el pasado, pese al poco crédito que les damos, los antiguos eran mucho más avanzados en varias formas. La mentalidad que implica que los farmacéuticos son las formas más efectivas de tratar enfermedades y que los remedios naturales son basura primitiva nos llevó por un camino muy desafortunado.

Ahora, esto es algo en lo que estamos de acuerdo; yo mismo llegué a estar sorprendido al descubrir la enorme cantidad de vegetación medicinal que puede ser comprada localmente o en línea. Simples infusiones de té con plantas tales como la flor de la pasión, la raíz de valeriana, y la esculetaria pueden actuar como ayudas para el sueño, la damiana y la lila de agua azul son fantásticas para la meditación, el gordolobo es casi milagroso para combatir problemas respiratorios como el asma, y la raíz seca de guaraná o el mate de yerba sirven como bebidas energéticas naturales.

– La medicina natural es prácticamente todo lo que he usado en mi vida, crecí con ello. Para prevenir cualquier malestar, empieza observando tu dieta. Debería ser algo bastante rudimentario, pero las personas no parecen poder imaginar que lo que comen tendrá un impacto drástico en su salud mental y física. Nunca he tomado antibióticos ni analgésicos para un dolor de cabeza – simplemente no se me ocurriría. Quizás si tuviese una condición seria usaría antibióticos, pero hasta ahora me ha ido bien sin ello. En general, hay números vastos de opciones para cualquier malestar que se te pueda ocurrir, sólo requiere una pequeña cantidad de investigación y algo de prueba y error para averiguar qué funciona para la química de tu propio cuerpo.

La Agencia de Productos Médicos Sueca recientemente vio apropiado clasificar el CBD, un componente no-psicoactivo de la planta de cannabis, como una droga farmacéutica. Ha probado tener cualidades medicinales sin efectos secundarios y, hasta este punto, era posible comprarla en tinturas bastante económicas extraidas del cáñamo industrial. Ahora el CBD requiere una prescripción de doctor para ser obtenido legalmente – pero para complicar el problema aún más para quienes lo necesitan está el hecho de que no hay tales productios aprovados en el mercado.

– No estaba al tanto de eso pero sobra decir que apesta a colusión del gobierno junto a la industria farmacéutica – que es la razón por la que el cannabis está prohibido en primer lugar. Puedes comprar leves dósis de opiáceos sin prescripción en la mayoría de países pero una sustancia no-psicoactiva como el aceite CBD es ilegal… Suena como un firme indicador de que funciona. De hecho le doy CBD a mis perros todos los días como una medida preventiva. Incluso cuando este tipo de sustancias están legamente disponibles, las compañías farmacéuticas encontrarán la forma de infiltrarse en el avastecimiento – otra buena razón para acabar con las fuentes corporativas. Para quienes fuman marihuana y demás, ¿les gustaría comprarla de Pfizer? No es mejor que comprarla de alguna escoria en un callejón.

En luz de nuestra conversación previa, algunos podrían considerar el hecho de que los humanos nacen con una fisiología que contiene receptores compatibles con representaciones de la naturaleza y cómo esto es una fuerte indicación de que estamos inheremente conectados a Gaia – y no en oposición directa.

– Ese es un tema muy complicado, un tema que podría llevarnos a una tangente desde el tema de este planeta hasta un plano mucho más amplio. Si estas substancias son terrestres o extraterrestres no importa mucho, se han hecho camino hasta aquí y ciertamente parecen un propósito definido. No soy muy de drogas pero no tienes que serlo para ver la increíble potencia de tales herramientas, particularmente cuando consideras las experiencias coherentes que son reportadas.